miércoles , 18 de septiembre, 2019

Esperando el traspaso, explota la interna K

Randazzo se intenta posicionar como el kirchnerismo racional y critica a la Presidenta. Desde el ala ortodoxa esperan al 10 con un acto de despedida a la mandataria.

La interna kirchnerista que comenzó con el pedido de renuncia a la candidatura de Florencio Randazzo, en la interna con Daniel Scioli, parece haber llegado a su punto neurálgico. A menos de una semana de la asunción del próximo presidente, las aguas parecen no calmarse y los idas y vueltas entre quienes buscan un salvavidas político se profundizan aún más que tras conocerse la derrota presidencial.

 La asunción, el punto de discusión

Si bien las versiones cruzadas entre Florencio Randazzo, Aníbal Fernández y Daniel Scioli comenzaron hace tiempo, ahora, el ministro de Interior y de Transporte determinó jugar fuerte y, al parecer, cobrarle a la presidenta la negativa ante su candidatura presidencial.

Mientras las miradas están puestas en el proceso de transición, la polémica por la que atraviesa hoy el ejecutivo nuevo y saliente refiere al lugar de asunción de Mauricio Macri.

Mientras que la aún mandataria Cristina Fernández insiste en realizar el acto de asunción o, mejor dicho, su acto de despedida, en el Congreso de la Nación, con la militancia de La Cámpora acompañándola y rindiéndole culto,  el macrismo espera hacerlo en Casa Rosada, minimizando los riesgos de violencia provocado por el encuentro entre la militancia del PRO y los kirchneristas. Sin embargo, desde el aún oficialismo nacional, insisten en que el praspado del bastón y la bande presidencial debe realizarse en el la Cámara de Diputados por tradición.

Una vez más, la interna K no tardó en tomar partida y darle otra vuelta de rosca a las visiones.

El Archivo General de la Nación, área dependiente de Randazzo, divulgó una foto de la asunción de Juan Perón, en 1946, en la Rosada.

 Para muchos, Randazzo aprovechó la ocasión para volver a posicionarse como el ala “racional” del kirchnerismo y con esa foto pareció refutar la pretensión del Gobierno de continuar una tradición muy reciente, inaugurada en 2003 por Eduardo Duhalde por el hecho de que, como presidente, él no había sido elegido por el voto del pueblo, sino por la Asamblea Legislativa.

Por ahora estaría ganando la posición de CFK, aunque Randazzo confió  “Quien ha ganado las elecciones tiene el derecho del mundo a decir a qué hora quiere asumir o cómo quiere hacerlo”.

“Cuando uno gana, hay otro que pierde y lo que tiene que hacer el que pierde es respetar al que ganó”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *