martes , 18 de diciembre, 2018

Especial para INC: Una esperanza para la sociedad, una oportunidad para los Partidos Políticos, por Orlando Arduh

Por Orlando Arduh, legislador de la Unión Cívica Radical

El 22 de noviembre habrá balotaje. Por primera vez los argentinos elegiremos Presidente en segunda vuelta.

El resultado que esperamos representa una esperanza para la sociedad, pero también inaugura una nueva oportunidad para los partidos mayoritarios.

Una oportunidad para la UCR, muchas veces presa de contradicciones intestinas, para reconciliar nuestra historia de lucha por las instituciones, con la sociedad en el orden nacional. Sociedad que, cada vez que en la República soplan vientos de autoritarismo, vuelve su mirada hacia nuestro viejo Partido. Ahora el desafío será demostrar que somos una organización política moderna y actual, que sabe manejar el poder real como cuando lo hicimos, que se lograron las transformaciones más virtuosas de nuestro país, desde el sufragio universal hasta la Democracia recuperada.

Por su parte el Peronismo, como actor fundamental de nuestra realidad política, tendrá la responsabilidad de abandonar algunas de las prácticas que históricamente lo han caracterizado; pero no ya desde el gobierno, sino desde el ejercicio de la oposición.

El Partido Justicialista tendrá una nueva ocasión de encontrarse con lo que Natalio Botana ha definido como “Ética de la Derrota”, que en resumen no es más que entender que perder una elección, no es una tragedia, ni una excusa para revanchas desestabilizadoras, sino una oportunidad para emprender el camino de la renovación interna.

La agonía del modelo Nacional y Popular, cuyos últimos espasmos deberemos sobrellevar en los próximos meses, anuncia que no todos comprenden cabalmente este concepto.

Está claro que este sector del PJ, no quiere, no le gusta, pero sobre todo, no tolera perder. En los últimos días observamos cómo, desde distintos sectores, se pretende complicar las diferentes sucesiones.

Desde la velada advertencia presidencial a Mauricio Macri sobre el desafortunado final de De La Rua, las designaciones -reñidas con la buenas prácticas parlamentarias- de integrantes de “La Campora” en la AGN., los escándalos en las sucesiones municipales como en Concepción de Tucumán, o en las ciudades del conurbano bonaerense, hasta la oposición obstructiva sistemática que ejercen y ejercerán algunos personajes desde el concejo deliberante de la Ciudad de Córdoba, junto a las manifestaciones acostumbradas del SUOEM, (distintas versiones del FpV en Córdoba), demuestran que el proyecto en retirada, no está dispuesto a aceptar fácilmente, ni la alternancia republicana, ni el pacto de convivencia pacífica ante esta nueva época que se avecina.

Lamentamos esta posición, ya que la ciudadanía, demostradamente madura en derechos y obligaciones electorales, nos exige a todos los actores políticos, una práctica democrática fiel, que implica saber ganar, pero también saber perder en esta instancia definitoria.

Por nuestra parte, somos conscientes de esta responsabilidad como de la amplia necesidad de consensos que aseguren la gobernabilidad futura.

Porque existe una convicción arraigada en todos los que integramos el frente formado por la UCR y el PRO que nos dicta que tuvimos, tenemos y tendremos un primer mandato social inconfundible: terminar con el desencuentro entre los argentinos.  En eso estamos… para eso cambiemos!

Un comentario

  1. Me parece que Pro Ucr es una formula inviable.
    No pasan de Marzo sin pelearse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *