miércoles , 17 de julio, 2019

“En el 2013 vamos a repensar nuestro voto”

Tras ser ratificado para un nuevo período al frente de la CGT, lo que formalizó la ruptura de la central obrera, Hugo Moyano brindó un duro discurso, donde redobló sus críticas al Gobierno. Habló de inflación, inseguridad, mínimo no imponible y las próximas elecciones
Con 1108 congresales, el congreso extraordinario de un sector de la CGT se reunió en el microestadio de Ferro para reelegir como secretario general de su fracción a Hugo Moyano, luego de que los “Gordos”, los “independientes” y un sector de ex aliados del camionero resolvieran organizar sus propios comicios para el 3 de octubre.

Tras el cónclave y la confirmación de los distintos cargos a cubrir para el próximo mandato, Moyano brindó un duro discurso, donde redobló sus críticas al Gobierno, volvió a respaldar a Daniel Scioli en la disputa por los fondos destinados al pago del aguinaldo y dejó sentada su posición sobre la inflación, la inseguridad y el mínimo no imponible.

“Que el Gobierno no se olvide de que mucho de ese 54% que exhibe permanentemente es de los trabajadores”, reclamó el líder camionero, quien de inmediato pidió: “Que empiecen a dar respuestas a quienes lo votaron”.

“Si no lo hacen, empecemos a pensar en términos políticos: si no hay respuesta a quienes han contribuido al triunfo de la Presidente, en el 2013 vamos a repensar nuestro voto”, invitó el titular de la CGT a sus seguidores.
En el mismo sentido, Moyano aclaró: “No es una amenaza, es una realidad, no podemos seguir votando a quien no da respuestas, nos perjudica y desprecia a los trabajadores”.
Además, el líder sindical avisó que este nuevo consejo directivo de la CGT “va a abarcar todos los aspectos de la vida nacional”. Y de inmediato empezó a explicarlo.
El reclamo por la escalada de precios
“Es insostenible ya el tema de la inflación. Y se hace aún más insostenible porque hay que discutir los salarios con los empresarios y con un Estado que se queda con una parte porque no aumenta el mínimo no imponible”, acusó Moyano, y desató la ovación de su gente.
Sobre la discrepancia por el pago de Ganancias, apuntó: “El Gobierno debe encontrar una solución de forma inmediata. No se aguanta más este impuesto injusto contra los trabajadores”.
La queja por la inseguridad
Tras hablar de la inflación, Moyano hizo una introducción para enfocarse de lleno en otro tema que –señaló– se debe “empezar a discutir” ya porque “afecta a toda la sociedad: la inseguridad”.
“Hay trabajadores, camioneros y colectiveros, a los que amenazan con cortarles un dedo; los balean; les pegan; en las casas de las familias también viven la inseguridad”, denunció Moyano.
“Este tema ya ha atemorizado de tal forma, que la sociedad trata de encontrar una solución que el Estado le debe dar pero no le da. Ese es un tema importantísimo que los trabajadores vamos a tener en nuestra agenda”, prometió.
El congreso
Momentos antes de que comenzara la sesión, el congreso votó aprobar el ingreso a la central de 47 nuevos gremios, que sumaron 207 congresales, y habilitarlos para votar en la elección.
El gremialista fue acompañado por su propio sindicato de camioneros, además de los peones rurales, bancarios, judiciales, municipales, canillitas, dragado y balizamiento, cárnicos, panaderos, motoqueros y guincheros, entre otros.
Sin embargo, el moyanismo sufrió bajas de último momento. La dirección nacional de la Unión Ferroviaria se reunió el miércoles por la mañana y resolvió no participar del congreso para fomentar “la unidad del movimiento obrero”.
Una vez finalizado el congreso extraordinario (necesario para formalizar la pertenencia a la CGT de nuevos sindicatos, como el de Facundo Moyano), el líder sindical eligió a las autoridades que lo acompañarán en su mandato de cuatro años.
Guillermo Pereyra (Petroleros Privados) resultó elegido para ocupar la Secretaría Adjunta y Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento) la de Relaciones Internacionales.
Según supo Infobae.com, la Secretaría Gremial quedó en manos de Panaderos, la de Interior para la Uatre, Relaciones Institucionales para Bancarios y Prensa y Difusión para Canillitas.
Con este congreso, quedó formalizada la ruptura entre el sector de Moyano y el encabezado por el metalúrgico Antonio Caló, a lo que se suma además la fracción de la CGT Azul y Blanca del gastronómico Luis Barrionuevo.
La discusión tiene lugar en torno al modo en que se llamó al Comité Central Confederal, que luego llamó al congreso extraordinario. Según denuncian desde el sector del titular de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), la reunión del consejo directivo de la CGT no contó con el quórum suficiente para realizar la convocatoria, debido a que asistieron delegados que no contaban con la representación legal.
El camionero les respondió a través de una solicitada y les recordó que los dirigentes reemplazados fueron el ferroviario José Pedraza, quien está “procesado y detenido”, el autopartista José Rodríguez, “fallecido”, y el bancario José Zanola, “excarcelado y licenciado”. A esto, se suma además que la dirigente de la Federación de la Alimentación Viviana Córdoba había presentado su renuncia “por carta documento hace dos años”.
En la elección de 2008, cuando Moyano fue ungido secretario general, la votación se hizo de acuerdo a un padrón de 1.800 congresales. La cuestión resulta discutible ya que nunca hubo una depuración y menos ahora con el acceso de otras organizaciones gremiales a la vida de la CGT.
El dato
Muchos gremios mandaron congresales al club de Caballito, pero no asistieron sus secretarios generales. Aunque, por otro lado, los que ayer estaban en duda, como Oscar Mangone (gas) y Alberto Fantini (carne), finalmente se hicieron presentes.
Fuente Infobae

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *