jueves , 14 de noviembre, 2019

Elevan a juicio una causa por peculado contra el exdirector del Hospital Príncipe de Asturias

Hugo Fabián Moreno está acusado de haber sustraído del nosocomio un espirómetro valuado en 200 mil pesos, usado para medir la capacidad de los pulmones.

El juez de Control en lo Penal Económico, Gustavo Hidalgo, elevó a juicio la causa seguida en contra del exdirector del Hospital Príncipe de Asturias, Hugo Fabián Moreno, por el delito de peculado por la sustracción de del nosocomio un espirómetro valuado en 200 mil pesos.

En su fallo, el magistrado afirmó que el hecho supone un ataque a la administración pública en el sentido de la norma que reprocha al “funcionario público que sustrajere caudales o efectos cuya administración, percepción o custodia le haya sido confiada por razón de su cargo”.

El magistrado argumentó que ese aparato, que se utiliza para medir la capacidad de los pulmones, pertenece al Hospital Municipal Príncipe de Asturias, es decir que es efectivamente un bien público, y fue sustraído por el funcionario que lo tenía bajo su administración pues disponía de él en razón de su cargo. En su carácter de director de hospital, dependiente de la Secretaría de Salud de la Municipalidad de Córdoba, se presenta la relación que exige la norma penal entre éste con los caudales, como requisito para que la conducta de apropiación sea la indicada, en función que dicha dependencia con los bienes debe serle “confiada” al sujeto.

En este sentido, el juez Hidalgo destacó que ello tan es así, que el médico Moreno concurrió al hospital un día inhábil con un bolso vacío, luego abrió con llave la puerta de un consultorio, removió el candado de la vitrina donde estaba el espirómetro, lo cargó en su bolso y salió del hospital con este, sin que a nadie le llame la atención esa situación ni lo cuestione en su actuar.

Además, precisó que surge de la página web de la Municipalidad de Córdoba -más específicamente en el portal de gobierno abierto- como funciones del director de aquel nosocomio, la de estar a cargo del proceso de administración hospitalaria caracterizado por distintas atribuciones entre la que se encuentra la de asignar y movilizar los recursos (disponerlos). Esto, con el objetivo de “controlar los recursos y mantener en buenas condiciones las instalaciones, equipos, medicamentos y materiales bajo su responsabilidad y solicitar oportunamente su reposición, mantenimiento o reparación”, entre otros.

Según la denuncia, el 9 de noviembre pasado, una doctora alertó sobre el faltante de un espirómetro. Cuando los empleados empezaron a controlar los registros fílmicos de las cámaras de seguridad del hospital, Moreno se opuso a que se revisen las imágenes correspondientes al 8 de noviembre asueto por celebrarse el Día del Empleado Municipal, y pidió que no hicieran la denuncia.

Sin embargo, veinte días después, los delegados realizaron la denuncia y al día siguiente apareció el espirómetro.

En tanto, en las filmaciones del 8 de noviembre secuestradas por la policía, se puede ver que a las 11.32 el director del hospital ingresa con un bolso marrón al consultorio donde estaba el aparato y tres minutos después se retira con el mismo bolso.

Cabe remarcar que la pena que se aplica por peculado es de entre dos y 10 años de prisión y la inhabilitación absoluta perpetua, como indica el artículo 261 del Código Penal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *