martes , 17 de septiembre, 2019
pj jefe internas partido

El viento que reacomoda al peronismo

Los cuervos peronistas no esperan para atacar el sello del PJ nacional. A menos de una semana del fin de ciclo K, gobernadores del FpV le sueltan la mano a Cristina Fernández.

Tras muchos años de democracia, interrumpida a veces y a veces no, la enseñanza que nos dejó el movimiento peronista es su capacidad de reestructuración a veces insólita, creando monstruos como los fueron el menemismo y el kirchnerismo.

A menos de una semana del último discurso de Cristina Fernández como presidenta parece solo haberle quedado el capital simbólico, tanto  de ella como  de los fanáticos, del relato construido en los últimos 12 años.

Tras el sorprendente resultado que marcó el cambio del rumbo de Argentina en cuento a espectros políticos gobernantes, el Frente para la Victoria quedó desorientado, buscando el rumbo tras su mandataria sureña, pero como ya nos lo ha enseñado la historia, el viento peronista acomoda a los actores al mejor postor…

Dejarla ir

Si bien para la soñadora juventud kirchnerista que despertó del sueño, pesadilla para la mayoría, aún quedan alientos de militancia y la utopía de un volante “CFK 2019”, pero quienes debieran sostener la mano de la ex mandataria y escoltarla nuevamente al puesto público estarían dejándola ir, ¿a descansar de una vez por todas o recargar cartuchos para el 2019?

Una de las premisas del peronismo es el verticalismo partidario hegemónico que gobierna el espacio y que lo hace característico a la vez. El que gobierna lo hace para todos, y todos se enfilan tras de él y a Cristina parece haberle pasado el tren.

Las especulaciones con la renovación del PJ previo al balotaje suponían una Cristina referente, cabeza del PJ nacional, pero con los números en mano la génesis peronista aparece y la reestructuración es el próximo paso.

El ejemplo más emblemático es el del gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, quien fuese uno de los principales acompañantes y defensores del proyecto “nacional y popular” al interior del país.

El caudillo del norte, embanderado con un discurso antikirchnerista desde hace un par de días, pidió por elecciones internas en el PJ para que “la gente elija al mejor” como conductor del espacio.

Urtubey ya apuesta, con el apoyo del también ex kirchnerista y titular de la CGT, Antonio Caló, a encabezar el movimiento peronista nacional y liderar la oposición al nuevo gobierno macrista.

“El peronismo hoy tiene un presidente, que se llama Eduardo Fellner, hasta que convoquemos a elecciones, que espero que esto se haga el año que viene”, comentó el gobernador salteño.

En fin, mientras la Casa Rosada se pinta de amarillo, los cuervos peronistas aparecen y fieles a su estilo intentan comerse los resabios del kirchnerismo que se fue y que comenzó alimentado por los resabios del menemismo.

¿Y ahora qué vendrá?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *