jueves , 17 de octubre, 2019

El TSJ ordenó a la Caja pagar títulos retenidos

El tribunal consideró inaplicable una compensación para jubilados con cautelares por la emergencia de 2008. Ratificó el núcleo duro previsional del 82% móvil del salario líquido.

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) ordenó a la Caja de Jubilaciones el pago de los títulos de cancelación que retuvo a un grupo de jubilados cordobeses.

El organismo había aplicado ese mecanismo en los casos en los que ya había pagado en efectivo las medidas cautelares por la emergencia previsional (ley 9.504 de 2008), anteriores al fallo que estableció como “núcleo duro” el 82 por ciento móvil del salario líquido.

Como la Caja había abonado las cautelares tomando como referencia el cien por ciento del haber, retuvo la porción que los beneficiarios percibieron por encima del piso que fijó el máximo tribunal en diciembre de 2009 (caso de Emma Bossio).

Ahora, tiene un plazo de 90 días hábiles para acreditar en las cuentas de casi 30 beneficiarios los títulos indebidamente retenidos a partir de los haberes liquidados desde diciembre de 2009 o según corresponda.

El caso en el que se pronunció el TSJ es el de “Sosa, Ángel Justo del Corazón de Jesús y otros”, que involucra a 28 actores, todos “jubilados y pensionados magistrados y funcionarios del Poder Judicial”, según consta en el expediente.

Por ahora, se desconoce el impacto financiero que tendrá la sentencia, ya que hasta ayer la Caja no había sido oficialmente notificada.

De todas maneras, el organismo ya había tenido un alerta en febrero de 2010, cuando se conoció la resolución del caso de Daniel Abacca.

Lo que está claro es que el fallo sólo abarca a quienes iniciaron la demanda y no se extiende al resto de las medidas cautelares que en su momento fueron otorgadas y cuyos beneficiarios también experimentaron la retención de títulos.

En el mismo fallo, el Tribunal Superior ratificó el denominado “núcleo duro” previsional, que se estableció en el caso Bossio, con el 82 por ciento móvil del sueldo líquido del activo.

En esa línea, desestimó la pretensión de los accionantes de que la Caja les “reintegre en dinero de curso legal el excedente” al 82 por ciento móvil.

Asimismo, consideró “abstracto” resolver sobre la cuestión de fondo referida a la inconstitucionalidad de la ley 9.504, ya que la emergencia previsional que inauguró esa norma finalizó en julio de 2012.

Cuando se aprobó, esa ley dispuso que las jubilaciones que superaban los seis mil pesos se les descuente entre 25 y 27 por ciento del haber, compensando el resto con bonos.

Con el caso “Bossio”, el TSJ declaró la inconstitucionalidad de esas restricciones si estas perforaban el 82 por ciento del sueldo líquido. El decreto 1.830 (2009), ratificado luego por la ley 9.722, extendió los alcances de esa sentencia a todo el universo previsional.

El nuevo fallo cerraría toda discusión jurídica que se había entablado sobre la emergencia de 2008 ya que, si bien el caso Bossio había sentado el precedente principal, quedaban por resolver las compensaciones de la Caja.

Por cierto, está pendiente una instancia superior, ya que el expediente de Bossio se encuentra en la Corte Suprema de Justicia. Fuentes allegadas al alto cuerpo indicaron que el caso ya ha superado varias vocalías, por lo que podría haber un pronunciamiento final en los próximos meses.

La demanda contra la Caja había sido entablada por un grupo de 28 jubilados y pensionados del sector judicial.

Tras el fallo de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de 1ª Nominación, la Caja presentó un recurso de casación. Por eso, el caso terminó bajo la lupa del Tribunal Superior de Justicia.

(Fuente: La Voz del Interior)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *