jueves , 14 de noviembre, 2019

El TSJ oficializó la candidatura de Llaryora

El tribunal rechazó los recursos contra la postulación del diputado nacional al entender que las pruebas agregadas en la causa son suficientemente demostrativas de su residencia en la ciudad de Córdoba por el período requerido por la Carta Orgánica Municipal.

El Tribunal Superior de Justicia de Córdoba (TSJ) rechazó ayer los recursos de casación deducidos por la alianza ‘Córdoba Cambia’ y por la ‘Unión Cívica Radical’ y oficializó la candidatura a intendente y primer concejal de la ciudad de Córdoba de Martín Miguel Llaryora, por la agrupación política “Hacemos por Córdoba”.

En su fallo, el tribunal recordó que la residencia exigida por las normas electorales es el tiempo por el cual un ciudadano ha permanecido habitando en un determinado lugar, y que no es necesario manifestar la intención de permanecer en él, sino que basta con vivir habitualmente allí.

Asimismo, consideró que “en el mundo contemporáneo y con sociedades en permanente movimiento, la noción conceptual de residencia se va orientando hacia un nuevo enfoque. En efecto, el concepto de residencia única comienza a debilitarse y hoy se habla, en el contexto internacional, de multiresidencia como fruto de procesos globales tales como la reestructuración territorial, la movilidad basada en nuevos estilos de vida, las nuevas reglas dinámicas del mercado laboral, entre otras”.

Asimismo, el Alto Cuerpo concluyó que el Derecho Público Provincial recepta la nueva tendencia de mayor flexibilidad al prever que la residencia no varía cuando se presten funciones públicas en Nación, provincia o municipios.

Para su definición, el TSJ tuvo en cuenta los contratos de locación y demás documentación presentada por Llaryora, a través de los cuales acreditó que el inicio de su permanencia en la ciudad de Córdoba tuvo lugar con fecha 1/1/2014 y destacó el efectivo ejercicio del ahora candidato en las diversas funciones públicas registradas en esta ciudad (Ministro de Industria, Comercio, Minería y Desarrollo Científico Tecnológico, Vicegobernador de la Provincia y Diputado Nacional).

De esta forma, el tribunal concluyó que “el candidato impugnado demostró residencia efectiva en la ciudad de Córdoba por un tiempo que excede ampliamente los cuatro (4) años continuos e inmediatos exigidos por el régimen electoral municipal para habilitar su postulación como candidato a intendente por la ciudad de Córdoba”.

Finalmente, señaló que, “sin perjuicio de la resignificación de la noción de residencia, no debe perderse de vista que el convencional de 1995 también consideró la impronta que caracteriza la vida de quien se dedica a la función pública, y muy especialmente en el caso de que la misma se centre en la actividad política, e introdujo un presupuesto muy común entre los requisitos o condiciones positivos de elegibilidad, como lo es la excepción relativa a las hipótesis en las que, a pesar de la ausencia que pueda haberse registrado en determinado lugar con motivo de la prestación de servicios a la Nación, Provincia o Municipio, tal circunstancia no reviste la entidad necesaria para causar la interrupción del cómputo total de la residencia continua e inmediata anterior a la elección en la que pretende postularse un candidato”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *