martes , 17 de septiembre, 2019

El SEP y la UEPC le marcan la cancha a Schiaretti

Ante la negativa del Gobierno Provincial de lanzar un bono para las fiestas, los gremios condicionaron la discusión de las paritarias 2016.

Las especulaciones de los gremios con respecto al aumento salarial en las paritarias del 2016 ya viene pujando desde ahora.

Hace días, los principales gremios provinciales se declararon en estado de alerta y pidieron al recientemente asumido gobernador, Juan Schiaretti, un bono especial para las fiestas.

Ante la negativa del titular del Panal, los sindicatos no dieron marcha atrás y esperan condicionar la espera a las discusiones paritarias en febrero del año entrante.

Ayer, el SEP se movilizó por el centro de la ciudad de Córdoba, complicando la circulación de los cordobeses en una de las épocas más complicadas del año. Tras la marcha, José Pihen, titular del Sindicato de Empleados Públicos, instó a los estatales a “guardarse al pie del arbolito si quieren, pero ser capaces el 1° de febrero, cuando comience de nuevo la actividad, a movilizarse con todos los trabajadores”.

Por su parte, la UEPC (Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba), cuya conducción (Juan Monserrat) está alineada al ex gobierno nacional kirchnerista,  se declaró en “estado de alerta y movilización” y ratificó su pedido para que se reabra la discusión paritaria.

El gremio docente realizó una asamblea en la que “se discutió el nuevo contexto nacional y provincial y el curso de acción (…) en pos de resguardar el valor” del salario. En ese marco, el sindicato volvió a reclamar “la reapertura de la Comisión de Política Laboral y Salarial Docente para obtener un inmediato aumento salarial, que permita compensar la pérdida del salario en relación al porcentaje” de la devaluación.

También resolvió convocar a la asamblea de delegados departamentales “para la primera quincena de febrero, y posteriormente a asamblea de delegados escolares”.

Por ahora, el primer mes de gestión schiarettista está marcado por un stand by donde las principales miradas y discusiones suceden en la Casa Rosada. Ganando tiempo y preparando motores, Schiaretti se prepara para los primeros meses del 2016, donde le espera nada más ni menos que la discusión paritaria con un presupuesto nacional dispuesto de forma paupérrima para Córdoba, pero con la herencia que le dejó De la Sota tras su “victoria” ante la disputa con la Nación .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *