martes , 17 de septiembre, 2019

El rompecabezas político cordobés

Además del kirchnerismo, otros sectores políticos también buscan acomodarse de cara a los  próximos 4 años de gestión.

Desde aquel 22 de Noviembre donde los resultados indudablemente indicaban el final del ciclo K a la cabeza del Ejecutivo nacional, el mapa político, tanto nacional como provincial y municipal, se está reestructurando. Algunos buscan la salida más fácil, otros un nuevo paraguas político y, por último, la gama victoriosa, se aferra a la figurita que prometió llevarlos lejos.

En el territorio local las diferentes fracciones del peronismo, como así también deradicales, juecistas y vecinalistas, están acomodando el cuerpo, buscando las posibles alianzas y calmando las aguas internas de las coaliciones, donde a medida que pasa el tiempo existen más fricciones.

En el oficialismo municipal,  mejor dicho el ala radical mayoritaria busca saldar las deudas con sus aliados macristas debido a la escasa participación obtenida por estos en el reparto de las Secretarias, siempre teniendo en cuenta que la mirada de la Casa Rosada pesa mucho en la provincia mediterránea.

Con respecto a la oposición, las principales jugadas se encuentran en el recito del Concejo Deliberante, donde los ediles pasan del bloque peronista al unipersonal, del frente o coalición a la distinción de los partidos de antaño, del enfrentamiento al acompañamiento oficialista, todo con tal de llegar con los votos para a aprobación de las mociones.

Pero, la principal jugada en territorio cordobés la está haciendo el juecismo. Con un Luis Juez dedicado a lo municipal, ejerciendo su cargo como concejal de la Capital, nada quedó para el Frente Cívico en las grandes ligas, descontando la participación de Ernesto Martínez, presidente del partido, en el Senado de la Nación.

Distanciado de su principal referente nacional, Mauricio Macri,  Juez intenta regenerar un paraguas político que le permita, por lo menos, moverse con libertad en el ámbito provincial para no depender de sus “aliados” legisladores, “opositores” concejales: los radicales.

Pero, ¿y la tercera pata de Juntos por Córdoba? El PRO local está predispuesto a mantener diálogo con el Frente Cívico, sin embargo, a la hora de jugar y discrepar, los macristas siempre acompañarán a los radicales.

En la vereda del frente, Unión por Córdoba prepara en la Unicameral el escenario político que le permitirá a Schiaretti, tal como lo hizo De la Sota, tener quorum propio y disponer de las leyes y normas sancionadas sin necesidad de recurrir a negociaciones con sus rivales electorales.

Así mismo, abrazando al kirchnerismo cordobés poco memorioso, el schiarettismo dará asilo a los peronistas K que están en plan de retorno al PJ, pero no queda solo ahí. También, y en sintonía con lo explicado anteriormente, el Frente Cívico parece acercarse bastante al nuevo plan schiarettista en la Legislatura cordobesa, librándose de la dependencia, hasta ahora necesaria, del bloque Juntos por Córdoba.

Lo cierto es que Schiaretti necesita los votos y Juez un “padrino”. La prospectiva de ambos: embarrarle el terreno a un Mestre Gobernador 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *