miércoles , 18 de septiembre, 2019

El que siempre juega solo: Luis Juez

El ex Senador, actual concejal continúa esperando al recompensa macrista pero la elección municipal ¿marcó el fin de la amistad?

Muchas fueron las versiones acerca de la tarea que se le encomendaría al ex intendente capitalino, Luis Juez, en caso que Mauricio Macri llevase a la Casa Rosada pero, a casi un mes de la asunción del líder del PRO, no parece haber noticias ni indicadores que  muestren al ex Senador en el mapa nacional.

A comienzo de año, la relación que se forjó entre el dirigente macrista y el líder del Frente Cívico permitió al por entonces Jefe de Gobierno porteño hacer pie en la provincia pero, tras la convención radical de Gualeguaychú, su lista de aliados se agrandaría.

Si bien las negociaciones entre los tres espacios (UCR, PRO y FC) de cara a los comicios provinciales estuvieron condicionados en parte por la mala relación entre las dos fuerzas consolidadas del territorio cordobés, la mira muestra en las generales de octubre incitaban a los espacios a “poner el cuerpo” y a acomodarse. Nadie se quería quedar afuera.

Algo se rompió

La noticia de la presentación de binomio Juez- Riutort a los comicios locales no agradó al principal paraguas nacional que tenía el juecismo. Presentándose contra sus aliados provinciales, Juez  decidió batallar por el Palacio 6 de Julio y reavivar las chispas existente entre él y el mandatario radical, quien finalmente fue reelecto, Ramón Mestre, pero en la estructurada planificación macrita, la candidatura del por entonces senador, era un impedimento real de poder ganar una intendencia en coalición pero con candidatos propios.

Si bien los mensajes del presidente fueron y volvieron, las aspiraciones de Juez de retornar al puesto que lo consagró como político fueron mayores. La decepción de Macri era notoria.

Subido al barco

Tras los sorpresivos resultados que arrojaron las elecciones de octubre nadie se quería quedar afuera del potencial triunfo en segunda vuelta, o mejor dicho, todos querían ser contribuidores de la victoria.

Los números cordobeses con los que contó Macri para ganar se disputaron entre unos pocos, quienes al tiempo  entendieron que la voluntad es de los votantes y no de las indicaciones políticas.

Luis Juez viajó a Buenos Aires para acompañar a quien el aun consideraba compañero amigo, pero que del otro lado, cordialmente respondían con silencio… el enfrentamiento local parece haber arribado al ámbito nacional.

Del Senado al Concejo

Las apuesta de Juez por arribar a la Casa Rosada de la mano de Macri eran muchas, pero por lo pronto, la tonada solo será aquella de Oscar Aguad y  Gustavo Santos.

Al momento de jurar como concejal de la ciudad de Córdoba, el líder del Frente Cívico alegó que aún estaba en mandatado como senador y que juraría una vez culminada su tarea en el Congreso, esperando que en ese tiempo llegara la invitación a regresar a la ciudad cosmopolita pero, casi pasado un mes de la asunción de nuevo Gobierno, nada de esta parece estar en los planes de Macri.

Lo cierto es que el tren pasó y aunque Juez haya intentado subirse, en el vagón no parece haber quedado lugar para quien, siempre, termina jugando solo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *