sábado , 20 de julio, 2019

El municipal cesanteado falsificó carpetas médicas

Lo informó el secretario de Gobierno. “Me aburrí de estar sentado al pedo”, explicó el agente de Cultura despedido por tener 138 faltas en un año.

El secretario de Gobierno del municipio, Facundo Cortez Olmedo, informó hoy que el empleado cesanteado del área de Cultura de la Municipalidad de Córdoba por registrar 138 faltas injustificadas no “dejó de ir porque se aburría”, sino que presentó reiteradas carpetas médicas por patologías inexistentes.

“No se trata de una situación de descontrol, todos los mecanismos de control actuaron y por eso se pudo detectar que este agente intentó defraudar al Estado municipal con carpetas falsas”, indicó el funcionario.

“Hubo numerosas actuaciones administrativas. Advertencias de sus superiores por las faltas, intimaciones y hasta notificación por carta documento en julio pasado. Cuando hubo plena certeza de que las carpetas médicas eran fraudulentas, las faltas se consideraron injustificadas y se configuró la causal de cesantía”, indicó el Cortez Olmedo al diario La Voz del Interior.

El funcionario también aseguró que al momento de la liquidación final, al ex empleado se le descontarán todos los días de faltas injustificadas. “Es muy probable que deba actuar la Asesoría Letrada, para requerir por vía judicial el pago de esa deuda, porque sin dudas esta persona cobró salarios indebidos”, recalcó.

El ex empleado municipal más temprano que faltaba a trabajar porque se aburría “de estar sentado al pedo, sin hacer nada”.

“Para mí era mejor cuidar de mis hijos y ganarme el sueldo sin trabajar”, afirmó.

En este sentido, el hombre sostuvo que “en la gestión esta, desde que estuve en el Centro Cultural San Vicente se cerró todo. Me cambiaron de lugar. En la gestión anterior, había material y en esta no hay ni un martillo para clavar un clavo”, reprochó.

“No me gusta ganarme la plata de arriba. No me gusta estar sentado al pedo y que la gente entre al centro cultural y me vea sin hacer nada. Así como yo hay muchos. Pedís un cambio a un lugar donde se trabaja y no te dan al pase”, agregó.

En declaraciones a Cadena 3, el hombre de 37 años y padre de tres hijos, justificó las faltas en que “estaba medio mal” por lo que fue a una psicóloga.

“Después presenté unas carpetas médicas en el 9º piso”, precisó.

“Falté y me mandaron una carta a documento. Volví a trabajar al Centro Cultural General Paz. Falté bastante, como tres meses y recién me cesantearon”, agregó.

El exempleado aseguró que durante ese período “no fue el médico”, que “no” lo “llamaron” desde la Municipalidad, que cobró “dos meses, nada más”.

Además explicó que este año iba a cumplir “ocho años” como empleado del municipio y que entró “por contactos” durante la gestión de Luis Juez. “Entré en el CPC de barrio Empalme, donde hacía tareas de mantenimiento, guardia y limpieza”, indicó.

El exempleado informó que cobraba “cerca de 5 mil pesos”. “Me sentía un ñoqui y no es bueno para mis hijos que me vean sentado sin hacer nada, yo tengo tres hijos a cargo mío”, relató.

“Ahora me dedico a la construcción, pero a laburar, gano menos pero no importa”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *