viernes , 22 de noviembre, 2019

El Mercosur cerró un acuerdo de libre comercio con el EFTA

Para completar el proceso se requiere de aprobación parlamentaria. El bloque está compuesto por Islandia, Noruega, Suiza y Liechtenstein.

El Mercosur y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por su sigla en inglés) llegaron ayer a un acuerdo para un tratado de Libre Comercio, tras la IX Ronda de Negociaciones que se llevó a cabo en Ginebra. La firma del nuevo entendimiento es consecuencia del impulso que generó el entendimiento que se firmó con la Unión Europea.

Los países que integran la zona de libre comercio de EFTA son Islandia, Noruega y la unión aduanera conformada por Suiza y Liechtenstein. A diferencia de la UE, en la que un tratado de este tipo requiere de una aprobación del Parlamento comunitario, con EFTA deberán aprobar los cuatro legislativos de los socios europeos y los cuatro congresos sudamericanos.

Por la Argentina el negociador fue el subsecretario de Mercosur y Negociaciones Económicas Internacionales, Victorio Carpintieri. Se trató de una negociación que demandó muchos menos tiempo que con la UE, que demandó 20 años. En este caso, empezaron en junio del 2017.

El EFTA tiene acuerdos de libre comercio con 35 países, entre ellos México, Chile, Canadá, Colombia, Costa Rica, y Ecuador.

Los socios del bloque configuran un mercado de unos 14 millones de habitantes de alto poder adquisitivo. También el bloque se caracteriza por ser exportador de inversiones.

“Este acuerdo con la EFTA facilitará nuestras exportaciones a un mercado de altísimo poder adquisitivo de unos 14 millones de habitantes, donde el PBI per cápita de las cuatro naciones figura entre los más elevados del mundo”, dijo el canciller Jorge Faurie.

Detalles del tratado

El tratado cubre temas tanto arancelarios como otros propios del comercio en el siglo XXI. Se incluyen cuestiones de naturaleza regulatoria, servicios, inversiones, compras gubernamentales, facilitación del comercio y cooperación aduanera, obstáculos técnicos al comercio, medidas sanitarias y fitosanitarias, desarrollo sostenible, competencia, defensa comercial y propiedad intelectual.

El eje de la negociación estuvo no sólo enfocado en lograr la apertura de mercado para nuestra oferta exportable, sino también en atraer inversiones en sectores clave como minería, manufacturas y energía.

Este acuerdo genera oportunidades de exportación para todos los sectores productivos, en especial, para las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMes). Aproximadamente el 99% de nuestras ventas a los países del EFTA está alcanzado en las ofertas: se abren nuevos destinos para carnes bovinas y aviares, vinos, maíz, miel, aceites vegetales y frutas frescas (desatándose cítricos, arándanos, frutillas) entre otros productos típicos de las economías regionales.

Se eliminarán los aranceles para el 100% de las exportaciones industriales del Mercosur, lo que significa una oportunidad clara para diversificar y aumentar nuestras exportaciones de alto valor agregado.

(Fuente: Ámbito)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *