sábado , 17 de agosto, 2019
Otranto

El juez Otranto realizó escuchas a familiares y testigos en el caso Maldonado

El juez Lleral ordenó destruir todos los registros argumentando que dicha medida solo se puede llevar a cabo sobre imputados y que se “había vulnerado el derecho a la intimidad de las personas vigiladas”.

El primer juez en la causa por la desaparición de Santiago Maldonado, Guido Otranto, realizó escuchas ilegales a los teléfonos del hermano del artesano, Sergio Maldonado, un amigo del joven llamado Ariel Garzi y una líder mapuche, Claudina Pilquiman

Dicho espionaje concluyó cuando la investigación fue derivada al juez Gustavo Lleral, quien ayer ordenó destruir todos los registros de esas grabaciones argumentando que dicha práctica solo se puede llevar a cabo sobre imputados.

Asimismo, remarcó que las escuchas habían vulnerado el derecho a la intimidad de las personas vigiladas, que participaban como testigos en la instrucción, y en el caso del hermano del fallecido, recalcó su papel de “víctima”.

“Obsérvese además en el caso de Sergio Maldonado, se trata nada menos que de la víctima y en los restantes supuestos, se trata de personas que han sido tenidos como testigos”, sostuvo el magistrado a la vez que señaló que “solo se permite la intervención de las comunicaciones telefónicas del imputado, por lo que se encuentran excluidas las de todas aquellas personas que no se hallan formalmente imputadas en el proceso”.

Cabe recordar que Santiago fue visto con vida por última vez ese 1 de agosto mientras que su cuerpo sin vida fue hallado 78 días en el Río Chubut.

La autopsia realizada en el Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia determinó que el tatuador falleció por “asfixia por sumersión coadyuvado por hipotermia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *