martes , 20 de agosto, 2019
jaime corrupcion

El ex-secretario de Transporte del kirchnerismo, Ricardo Jaime, acusado de corrupción

El fiscal federal Carlos Rívolo presentó ante el juez Sebastián Casanello la elevación a juicio oral y público de uno de los tantos casos de corrupción en los que está imputado Ricardo Jaime.
Se le acusa de enriquecimiento ilícito entre 2003 y 2009, período que ejerció como Secretario de Transporte de Néstor y Cristina Kirchner. Se le imputa el haber realizado 29 adquisiciones de bienes que no puede justificar.
Los hechos que llevan a la denuncia son varios, todos ellos adjudicados en el período en que Jaime piloteaba los subsidios millonarios y los contratos de obra pública ferroviaria. Por ejemplo, compró un avión de 4 millones de dólares, un diario y una radio desde dónde se realizaba propaganda política kirchnerista en Córdoba, en la misma provincia compró un hotel y una casa, en la ciudad de Carlos Paz. Otra de las adquisiciones serían, una casa de fin de semana en San Isidro y  un departamento de Barrio Parque, además de otro en Jureré, Florianópolis, Brasil.
La lista parece no tener fin, se sumarían varios autos de alta gama, casas en un country de Córdoba y acciones de un Spa familiar.
Recordemos que Jaime está acusado en más de treinta causas penales y ya tiene dos condenas. Por ocultamiento de las pruebas de otro de sus juicios recibió una condena a seis meses de prisión en suspenso.
En octubre 2015, admitió dos delitos de corrupción. El 29 de diciembre del 2015 fue declarado culpable del delito de defraudación contra la administración pública y descarrilamiento culposo, condenado a seis años de prisión por su responsabilidad en el accidente ferroviario de Once, en el que murieron 51 personas y cientas quedaron heridas, en el año 2012.
Según lo demostrado en la causa judicial Jaime y sus testaferros no pudieron justificar una suma cercana a los 12 millones de pesos. Y a eso falta agregarle el yate de 1 millón de dólares que se le atribuye al ex-funcionario y que está retenido en Uruguay.
Para comprar los bienes Jaime armó una estructura de testaferros. Algunos de ellos surgieron del ambiente de los negocios y otros de su círculo familiar.
Rívolo pidió que sean elevados a juicio como testaferros la ex esposa de Jaime Silvia Reyss y las dos hijas de ella Agostina y Lorena Jayo. También su hacedor de negocios Manuel Vázquez y su hijo Julián Vázquez, quienes participaron de varias maniobras. El hermano de Jaime, Daniel es otro de los acusados como testaferro.
Alfredo Pielach y Lisandro López, integrantes de la sociedad TEBA, que maneja la Terminal de Retiro-que coimeó a Jaime-también integran la lista de acusados.
Graciela Vigna y Norberto Ledantes, padres de Sebastián Ledantes, ex-marido de Julieta Jaime, también fueron elevados a juicio como testaferros. Ambos participaron de la compra de una casa en Carlos Paz que ahora está a nombre de Julieta Jaime.
La situación de Julieta Jaime aún no está definida. Para el fiscal debe ser acusada también como testaferro pero aún falta realizar un trámite judicial.
Parece que después de 8 años de investigaciones, quedaría judicialmente confirmada la relación de corrupción que llevó Jaime en sus años de servicio al Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *