viernes , 14 de diciembre, 2018

El Concejo aprobó la buba del transporte urbano que costará $23,70

Se trata de una suba del 37,6%, mientras que acumula un aumento anual del 54%. Es la tarifa más cara del país.

Por 16 votos a favor y 14 “en disidencia”, el Concejo Deliberante aprobó ayer una suba del 37,6 por ciento en la tarifa del transporte urbano y pasó de 17,22 a 23,70 pesos, convirtiéndose en el boleto más caro del país. En tanto, acumula un alza del 54 anual.

Al respecto, el concejal Lucas Balián, titular del Bloque Juntos por Córdoba, remarcó que “cada uno de los ítems que componen la fórmula del costo del boleto se han incrementado” y explicó que “la actualización tarifaria se debe por la inflación y el otro por el congelamiento de los subsidios”.

Asimismo, el edil destacó que “muy lejos quedaron los argumentos irresponsables que hablaban de un boleto a 35 o 40 pesos. Se hace un esfuerzo grande para que el servicio siga funcionando y en función de la realidad, vamos a votar este expediente”.

Por su parte, Esteban Dómina (UPC) afirmó anticipó el rechazo a la medida afirmó: “Despolitizando el tema, haciendo un planteo conceptual el modelo del TUP, es económico de los más sencillos, tiene dos variables precio y cantidad. La Q es el volumen de usuarios, la relación de pasajeros kilómetros. La relación da 2,33909 surge de dividir los pasajeros transportados en el año sobre los kilómetros recorridos. Es una de las ciudades con mayor ejido urbano, hay que recorrer tramos muy largos. Hay una caída interanual de 8 millones de pasajeros”.

A su turno, el concejal Fernando Masucci cuestionó que “los empresarios siempre quieren ganar nunca perder, nadie explicó cuál ha sido el grado de cumplimiento de lo propuesto en el 2012. Es necesario encontrar el equilibrio entre  empresarios y usuarios”, dijo que pronosticó que “con este aumento del boleto el servicio se va a resentir cada vez más”.

La concejala Victoria Flores (Pensando Córdoba) explicó que “la conclusión que toda la oposición plantea es la relación de la tarifa con el servicio que se presta. Hoy existe un monopolio de dos empresas. El mismo sistema preveía contratos que debían invertir…Hemos venido hablando siempre de inflación, paritarias, contexto económico, no escuché hablar de la rentabilidad empresarial que no se invierte en el servicio. Es muy difícil hablar de tarifa sin hablar o vincularla con la movilidad de la ciudad de Córdoba, por ello no vamos a acompañar”.

Asimismo, la ex oficialista Laura Sesma (Socialdemócrata) votó en contra y argumentó: “Entiendo que existe una realidad económica, el gobierno no ha podido parar la inflación, esto es un impacto en nosotros. Los municipios tienen un impacto directo con servicios esenciales para la gente. Nadie niega a necesidad de adecuar los costos con la inflación pero a pesar de que se ha intentado entre los concejales la necesidad de crear el control del Ente Regulador, con la participación de los usuarios, para que puedan opinar no solo sobre el costo sino sobre las obligaciones de las empresas… No puedo votar esto”.

Finalmente, el concejal Martín Llarena (Fuerza de la Gente), profundizó sobre el corte de boleto de los últimos años, y los kilómetros recorridos. “Los kilómetros recorridos bajaron porque bajaron las frecuencias. Hay que recomponer la tarifa dice el contrato, pero el contrato también habla de obligaciones que no cumplieron como las rampas de los discapacitados, tampoco las paradas inteligentes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *