viernes , 22 de noviembre, 2019

El centro porteño quedó cubierto por un humo tóxico

El incendio en un contenedor con pesticida en el muelle 4 de la terminal portuaria de Buenos Aires generó pánico durante dos horas entre los habitantes de la Capital Federal, principalmente en la zona del microcentro porteño, a raíz del fuerte olor nauseabundo que emanó ese producto químico.

Varios edificios de la zona de Retiro y la city porteña fueron evacuados de manera preventiva, mientras los equipos de emergencia de Prefectura Naval y Defensa Civil de la Ciudad trabajaron sobre el container para enfriarlo.

En las calles aledañas se pudo ver personas con barbijos, que fueron repartidos por Prefectura para evitar que se inhale estos gases que provocan irritación en ojos y fosas nasales.

Si bien en un principio la situación generó un desborde en la población y desde la Agencia de Protección Ambiental recomendaron no salir a la calle, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, informó que el fuerte olor en la zona del Centro se generó por “un incendio en un contenedor que contenía carbonato de baja peligrosidad” y descartó la presencia de “arsénico y magnesio”.

Inmediatamente, las autoridades del Puerto de Buenos Aires salieron a explicar cómo se generó el incidente. Alberto Tita, responsable de Relaciones Institucionales de la terminal portuaria, señaló que “el contenedor volcó y explotó”, aunque no supo precisar cuáles fueron las causas que motivaron ese episodio.

Tita, indicó que el episodio comenzó cerca de las 8:30 y aclaró que “este tipo de contenedores están en el sector de cargas peligrosas” de la terminal portuaria para “evitar situaciones como las vividas esta mañana”.

A raíz del olor producido por el incendio, el Ministerio de Salud porteño puso en alerta rojo a todos los Hospitales del Sistema de Salud de la Capital. Asimismo, llegaron al lugar más de 30 ambulancias, médicos pediatras, 2 móviles de apoyo UNICA (Unidad de Catástrofe) y 1 Móvil de ECUES (Equipo de Comunicación Unificada de Emergencias Sanitarias), de manera preventiva.

Asimismo, tras controlar el fuego dentro del contenedor, el titular de la Agencia de Protección Ambiental del Gobierno de la Ciudad, Javier Corcuera, llevó tranquilidad a la población: “Si el viento sigue con esta intensidad, la nube de mal olor empezará a diluirse en poco tiempo”.

Si bien la toxicidad del producto es media, en el aire quedaron residuos de su combustión, por lo que su toxicidad fue calificada de baja por los expertos.

La doctora Ana Voitzuk, médica de planta del Centro Nacional de Intoxicaciones del Hospital Posadas, detalló que el plaguicida que se hallaba en el container “se encuentra dentro de la familia de los carobamatos”.

Explicó además que lo más importante a tener en cuenta respecto de la sintomatología es que si las personas que se encuentran en las cercanías sienten “irritación, ardor en ojos o nariz, tos o ardor de garganta que se dirijan al hospital más cercano y ahí de acuerdo a los síntomas quedarán en observación, o no, por si aparecen síntomas propios por exposición al pesticida”.

El doctor Carlos Gotelli, director del Centro de Investigaciones Toxicológicas, dijo que más allá de la irritación que causa el humo, no existió mayores riesgos para la salud, pues se trata de un producto de “baja toxicidad”.

“La vía respiratoria es la más sensible, pero indudablemente no hay peligro para la salud pública, porque más allá de la evacuación en los alrededores, no hay nada que haya motivado medidas más drásticas. Ahora hay que esperar que el viento y la lluvia limpien el ambiente”, afirmó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *