viernes , 19 de julio, 2019

El abismo fiscal no da tregua en EEUU mientras pelean por un acuerdo en el Congreso

Demócratas y republicanos continúan sin llegar a un acuerdo en las negociaciones para evitar el denominado “abismo fiscal”, que a partir del 1 de enero podría provocar una suba automática de impuestos y fuertes recortes en el gasto.

A contrarreloj, el congreso llevó adelante inusuales sesiones durante el fin de semana que, hasta la noche del domingo en Washington, no lograban avanzar hacia un acuerdo bipartidiario respecto al “abismo fiscal”, a pesar de los esfuerzos realizados por los líderes del Senado, el demócrata Harry Reid y su par republicano y representante de la minoría en esa cámara, Mitch McConnell.

Las reuniones y encuentros de las últimas 24 horas en las oficinas del Capitolio parecían esperanzadores hasta que por la tarde de ayer los demócratas anunciaron que había ocurrido un “importante revés” en las negociaciones, luego de que los republicanos presentaran una propuesta que incluía recortes en gastos de seguridad social.

De no llegar a un acuerdo en las próximas horas, el senador demócrata Harry Reid anunció que presentará el lunes la propuesta de la Casa Blanca, que busca aprobar una extensión de los recortes impositivos que perciben desde la época de George W. Bush las familias con ingresos menores a 250 mil dólares, así como mantener el seguro de desempleo para cerca de 2 millones de personas.

Con mayoría demócrata en la cámara alta, la iniciativa sería acompañada allí sin inconvenientes pero deberá luego pasar por la aprobación de los republicanos que manejan diputados, lo que significaría una nueva y difícil negociación en contra del tiempo antes de que llegue el nuevo año y los vencimientos caigan automáticamente.

En caso de que los dos principales partidos continúen sin ponerse de acuerdo, el 1 de enero llegará el denominado “abismo fiscal” y consigo subas automáticas de impuestos e importantes recortes en el gasto público por un total cercano a los 110 mil millones de dólares.

Por su parte, la suba simultánea de impuestos significaría una cifra de aproximadamente 600 mil millones de dólares, implicando un duro golpe a la economía del país que lentamente busca recuperarse de la debacle económica de 2008.

Bajo este escenario, el principal riesgo que el país podría afrontar sería caer nuevamente en otra recesión, aseguran los especialistas.

Días atrás, el titular del Tesoro, Timothy Geithner, advirtió al Congreso que el 31 de diciembre la deuda nacional llegará a su límite de 16.4 billones de dólares y que por lo tanto el gobierno tomará “medidas extraordinarias” para evitar que el país entre en default.

Si demócratas y republicanos no cierran una negociación antes de fin de año, volverán a tratar el tema el jueves 3 de enero, cuando reanuden las sesiones tras el receso por las fiestas.

En una entrevista brindada ayer a la cadena NBC, el presidente estadounidense Barack Obama dejó el peso de la pelea en la Cámara de Representantes (diputados) liderada por la mayoría republicana, mencionando que en vistas a que “no vemos aún un acuerdo”, ahora “la presión está en el Congreso”.

El mandatario interrumpió sus vacaciones familiares en Hawai para regresar el viernes a Washington, así como también lo hicieron los senadores y legisladores que fueron llamados nuevamente a la capital norteamericana (Ver nota: Obama suspendió sus vacaciones navideñas para evitar abismo fiscal).

Fuente: Télam.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *