jueves , 5 de diciembre, 2019

Egipto: el Ejército asume todo el poder y presiona al futuro presidente

Una fuente castrense, citada por la agencia oficial de noticias Mena, señaló que los detalles del texto se darán a conocer el lunes, en una rueda de prensa. En principio, se conoció que la nueva imposición militar condiciona la organización de nuevas elecciones legislativas a la adopción de una Constitución por referéndum.

Según han filtrado los medios egipcios, el anexo constitucional dará al presidente el poder de designar al jefe de Gobierno, a los ministros y a los altos funcionarios y diplomáticos, entre otros. El nuevo mandatario también podrá convocar elecciones legislativas y promulgar leyes o rechazarlas, como ya estipulaba la Constitución de 1971, suspendida tras la revolución del 2011.

También está previsto, de acuerdo a una fuente militar citada por el diario Al Ahram, que en esta declaración la Junta Militar se reserve el derecho a controlar su presupuesto, uno de los temas que ha levantado más polémica en los últimos meses.

Este anuncio se conoce justo después del cierre de los colegios electorales y del comienzo del recuento de los votos de las presidenciales, disputadas por el islamista Mohamed Mursi y el general retirado Ahmed Shafiq.

La cúpula castrense retomó el poder legislativo tras la disolución de la Cámara Baja del Parlamento, debido a irregularidades en su composición, de acuerdo al fallo emitido el jueves pasado por el Tribunal Constitucional.
El antiguo presidente de la Cámara Baja, Saad Katatni, mostró este domingo su rechazo a la disolución de la misma y a que la Junta Militar promulgue una Declaración Constitucional complementaria que funcione como Carta Magna provisional hasta la redacción de una definitiva.

Las elecciones presidenciales se han celebrado sin la existencia de una Constitución que estipule los poderes del futuro mandatario, debido a las diferencias surgidas en el seno de la Asamblea Constituyente.

Tras dos días de votación que podrían poner fin a la revolución llevada a cabo en el país en el marco de la “primavera árabe”, los egipcios esperaban los resultados en medio del temor de que los comicios agraven la incertidumbre política y económica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *