miércoles , 20 de noviembre, 2019
Papa Francisco

Dirigentes partidarios y sindicalistas debaten sobre la cuestión social y el papa Francisco

Políticos y gremialistas del oficialismo y la oposición debaten desde este viernes y hasta el domingo en Mar del Plata sobre la cuestión social, convocados por la Pastoral Social de la Iglesia, apuntando a fomentar la “cultura del encuentro” que alienta el papa Francisco.

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, fue el encargado de abrir ayer la denominada Semana Social, que se desarrolla en un hotel sindical de la ciudad balnearia, con un llamado a toda la dirigencia presente a “ponerse la patria al hombro”, parafraseando al papa argentino, en momentos en que el gobierno nacional enfrenta un conflicto con los fondos buitre.

“Argentina necesita hoy más que nunca de esta cultura del encuentro. Cada uno desde su lugar debe hacer el máximo esfuerzo aportando colaboración, no desde la confrontación, ni desde la crítica destructiva, no sembrando miedo sino esperanza, alcanzando acuerdos para poder crecer más allá de los índices económicos, creciendo en profundidad”, expresó Scioli en su mensaje. 

Lo escuchaban desde las primeras filas variados representantes del mundo político-sindical: el titular de la CGT, Antonio Caló; el de la CGT Azopardo, Hugo Moyano -se saludaron con Caló tras los discursos-; el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota; la vicejefa de gobierno porteño, María Eugenia Vidal; el secretario general de UATRE, Gerónimo Venegas; y el titular de la CTA, Pablo Micelli, entre otros.

La apertura formal de la reunión estuvo a cargo del obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino, quien destacó la “vocación de la Iglesia en crear encuentro y fraternidad” y recordó especialmente la actuación del Diálogo Argentino, propiciado por el Episcopado, en medio de la crisis del 2001.

Participaron también de la inauguración el titular de la comisión de Pastoral Social y obispo de Gualeguaychú, monseñor Jorge Lozano; los obispos Jorge Casaretto y Jorge Lugones; el secretario ejecutivo de la comisión, el padre Adalberto Odstricil; y el intendente de General Pueyrredón, Gustavo Pulti, quien habló de Mar del Plata como “ciudad del encuentro”.

Por su parte, monseñor Lozano aclaró que había recibido un llamado del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich -cuya presencia estaba prevista en el inicio de la Semana Social- pero que no pudo concurrir por las negociaciones de última hora que viene llevando adelante el gobierno nacional para solucionar el conflicto abierto con los holdouts.

En su discurso, el gobernador Scioli destacó “la revolución moral que encarna Francisco y una renovada globalización de la fe y la solidaridad” y admitió que tiene -en su gestión al frente de la provincia- “como guía de trabajo, las preocupaciones” que expresa el papa argentino; entre ellas “el amenazante capitalismo salvaje y sus devastadores efectos sociales como la especulación financiera”.

El mandatario bonaerense dijo que comparte con el pontífice sus preocupaciones, como “el flagelo de la inseguridad y las nuevas formas de esclavitud como la trata y la violencia de género, la lucha contra la droga y el narcotráfico” y señaló que ante estas problemáticas “tiene que estar el estado social activo para dar oportunidades a través del deporte, la cultura, la educación”. 

Scioli remarcó también su deseo de que Jorge Bergoglio se convierta en “fuente de unión y diálogo positivo social que nos permita ir construyendo las grandes políticas de estado que necesita la Argentina”, y señaló que las conclusiones que difunda el domingo la Semana Social serán “fuente de reflexión y hoja de ruta para honrar la vida y la lucha de este argentino universal”.

En el inicio del encuentro, se leyó un mensaje enviado desde el Vaticano por el Papa -a través de su secretario de Estado, Pietro Parolin- en el que exhortó a los dirigentes a “afrontar los problemas sociales de hoy, a la luz de la doctrina social de la Iglesia, y desde la perspectiva del Evangelio para la construcción de un mundo mejor”.

A su turno, monseñor Casaretto -quien presentó la figura de Fray Mamerto Esquiú como protector de la Semana Social- abogó para que en la Argentina “de una vez por todas, haya políticas de Estado consensuadas entre todos los argentinos, y que en lo esencial estemos todos de acuerdo”.

Para hoy y maañana, están previstas disertaciones del titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez; el titular de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo; el diputado Facundo Moyano; la diputada del frente Unen, Margarita Stolbizer; y el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *