miércoles , 18 de septiembre, 2019

Diputados aceptó el pedido de apertura de juicio político a Rousseff

El presidente de la Cámara baja, perteneciente al aliado Partido Movimiento Democrático Brasileño, apoyó el proceso que permitirá la destitución de la mandataria. El legislador está involucrado en el caso de corrupción en Petrobras.

El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha (Partido Movimiento Democrático Brasileño), votó ayer a favor del pedido de juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff por irregularidades fiscales, impulsado por los juristas Hélio Bicudo, uno de los fundadores del PT que luego se apartó de esa fuerza, y Miguel Reale Junior, ex ministro de Justicia durante el gobierno del opositor ex presidente Fernando Henrique Cardoso.

Cunha, anunció su decisión de acompañar el pedido de destitución de la mandataria luego que el bloque del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) anunciará que acompañará el pedido para que se abra un proceso de destitución en su contra por sus vínculos en el caso de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

El proceso contra el titular de la Diputados será votado la semana que viene en el Consejo de Etica de la Cámara Baja, se basa en acusaciones contra el legislador de nexos con la red de corrupción que operó en Petrobras, y en que mantuvo cuentas secretas en Suiza por millones de dólares en las que depositó el dinero fruto de los sobornos obtenidos en la petrolera estatal.

En conferencia de prensa, Cunha explicó que la argumentación de la presentación “es correcta, no tiene errores formales y acusa a la mandataria de crímenes de responsabilidad ocurridos este año” a la vez que consideró que el juicio político es un proceso que de cualquier forma tenía que ser enfrentado por el país y destacó que Brasil cuenta con un Congreso “soberano” para hacerse cargo.

Lamento profundamente lo que está ocurriendo y no tengo ninguna felicidad con el acto que estoy practicando. Espero que el país pase por este proceso”, aseguró y recordó que hasta ahora había rechazado 27 de 34 peticiones que recibió para autorizar el inicio de un juicio político contra la presidenta por considerarlas en desacuerdo con la ley o referirse a hechos ocurridos en el primer mandato de Rousseff.

La petición argumenta que Rousseff avaló una serie de maniobras irregulares que permitieron ocultar los resultados fiscales del año pasado y que podrían haberse repetido este año.

Ahora, se creará una comisión de la Cámara de Diputados integrada por miembros de todas las bancadas en número proporcional al que tienen en el cuerpo, que deberá pronunciarse sobre el mérito de la acusación.

La Comisión tendrá 10 sesiones y resolverá si acepta o rechaza el inicio del proceso contra la presidenta. Finalmente, la acusación de juicio político contra la presidenta debe ser admitida por los dos tercios de la Cámara de Diputados para luego ser debatida por el Senado de Brasil, donde también se debe aprobar por dos tercios del cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *