jueves , 18 de julio, 2019

Día de San Cayetano sin Bergoglio

Será la primera fiesta del Santo del pan y del trabajo sin la presencia del ahora papa Francisco. “Ciudad agresiva y violenta”, “ñoquis”, “vividores”, eran sus duros conceptos
“Zaqueo pasó de ser un coimero a un tipo solidario”; “pedimos la gracia de dejar cada uno sus avivadas y ser hombres y mujeres con sed de justicia”; “vivimos en medio de una cultura cada vez más pagana”: son todas frases extractadas de los mensajes del entonces Arzobispo de Buenos Aires los días 7 de agosto.
Y, en ocasión de celebrarse una vez más la fiesta de San Cayetano en el barrio porteño de Liniers, es oportuno recordar que las homilías que hoy impactan al mundo entero, Jorge Bergoglio las pronunciaba en este lugar tan cercano a nosotros -geográfica o espiritualmente-, que desde hace muchos años es escenario de los ruegos, esperanzas y agradecimientos de tantos argentinos.
Como lo señala un corresponsal de la agencia Fides, Gianni Valente, que acompañó al entonces Cardenal Jorge Bergoglio en una de estas peregrinaciones al Santuario de San Cayetano, para el futuro papa Francisco, “era una alegría participar de esos momentos (en los que) celebraba una misa muy sentida, con una homilía breve pero siempre muy significativa”.
Valente contó a Radio Vaticano que, luego de la misa, Bergoglio recorría en sentido inverso la fila de las decenas de miles de fieles que esperaban para ingresar a la capilla, saludando uno por uno, bendiciendo rosarios y estampitas, besando a los niños. Para él, aquel recuerdo “se ha convertido en el ‘espectáculo’ que hoy todos ven: el de un pastor que transmite de manera casi física su alegría de evangelizar”.

(Fuente: Infobae)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *