jueves , 19 de septiembre, 2019
Baez

Detuvieron a Lázaro Báez y a Pérez Gadín

Fue por orden del juez Casanello en el marco de una investigación por lavado de activos. El magistrado consideró que existía riesgo de fuga.

Por orden del titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 7, Sebastián Casanello, ayer fueron detenidos el empresario Lázaro Báez y Daniel Pérez Gadin, en el marco de una investigación por lavado de activos.

El magistrado ordenar la captura “nacional e internacional” de Baéz, quien debía presentarse mañana para ser indagado, al considerar que existía riesgo de fuga luego de que el empresario abordara a media tarde su avión privado Lear Jet matrícula LV-BPL, en la ciudad de Río Gallegos, con destino desconocido.

Casanello explicó que Báez estaba bajo “discretas medidas investigativas” de la policía desde el 31 de marzo y el viaje detonó la acción judicial concretada cuando la aeronave aterrizó en el aeropuerto internacional de San Fernando donde fue detenido por la Policía de Seguridad Aeroportuaria y la Policía Federal.

Ahora, el empresario permanecerá detenido en la Unidad de Investigaciones, en el barrio porteño de Palermo, hasta su declaración que se adelantaría para hoy.

En la notificación de la detención, Casanello informa al empresario que “se le atribuye haber ingresado, a través de su hijo Martín Báez, el día 02/11/2012 y en otra fecha aún no determinada, pero presumiblemente en los últimos meses del año 2012, dinero por una suma total aproximada de U$S 5.100.000 (cinco millones cien mil dólares estadounidenses) en la sociedad denominada SGI Argentina S.A.”.

La acusación se basa principalmente en el video difundido por los medios, donde se ve a Martín Báez contando el dinero transportado en bolsos junto a Pérez Gadín y su hijo Sebastián, César Fernández, Walter Zanzot y Fabián Rossi.

“A partir del ingreso de ese dinero en efectivo en aquellas oficinas se disimuló y ocultó el origen y titularidad de tales capitales no declarados, iniciándose un proceso tendiente a evitar su trazabilidad, en pos de cortar todo lazo con los hechos que los originaron y convertirlos e integrarlos al circuito económico como procedentes de fuente licitas”, sostuvo el magistrado.

Dado que la partición de Báez en Austral Construcciones SA es del 95 por ciento y el restante 5 por ciento corresponde su hijo Martín, “se presume que dichos fondos provienen de una ganancia ilícita obtenida por aquella firma de la que es accionista mayoritario, mediante la utilización de facturas apócrifas y la generación -a través de ese ardid- de un fraude fiscal”, dice la orden de detención.

Casanello sospecha que el dinero es de origen ilícito debido a “la importantísima cantidad de dinero, la forma de traslado y disposición -en efectivo-“, durante la vigencia del “cepo cambiario”, y el lugar escogido para ocultarlo y disimularlo, a través de “cuevas” financieras no autorizadas.

El titular del Juzgado Federal 7 dio por probado también que el dinero “habría sido trasladado a la sede de la citada SGI a dichos fines, mediante aviones adjudicados a la firma “Top Air S.A.”, en la cual Báez era accionista a través de Austral Construcciones SA, y su presidente, Walter Zanzot, poseía el 51 por ciento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *