Lunes , 24 de Julio, 2017

Detienen al hombre que le robó las zapatillas a Balbo mientras yacía inconsciente

Se trata de Orlando Acevedo, de 40 años, quien confesó el delito y fue imputado por hurto calamitoso. Tras la detención, la policía halló las zapatillas en un descampado.

Un hombre de 40 años, identificado como Orlando Acevedo, fue detenido ayer por haber robado las zapatillas a Emanuel Balbo, el hincha de Belgrano que murió el lunes pasado por las heridas provocadas al ser arrojado desde una tribuna del estadio Mario Alberto Kempes en el entretiempo del clásico con Talleres.

Luego de la detención, la Policía encontró las zapatillas robadas en un descampado ubicado en barrio Autódromo.

El sujeto fue identificado a través del registro fílmico que muestra como le roba el calzado a Balbo cuando yacía inconsciente luego de haber caído de una altura mayor a tres metros.

En declaraciones a Cadena 3, el jefe de la División Homicidios, Fernando Jones informó que Acevedo “acaba de admitir los hechos” y fue imputado por “hurto calamitoso”, delito que prevé una pena de uno a seis años de prisión.

Con Acevedo, ya son siete los detenidos en la causa que investiga el homicidio de Emanuel Balbo. Se trata de Yamil Salas (22 años) acusado de participar de la golpiza, Matías Ezequiel Oliva (20 años), de Monte Cristo; su padre, Cristian Oliva Molina (42); Martín Darío Vergara (20), de Villa El Libertador; y Pablo Javier Robledo (18 años), quienes fueron acusados de ser los autores del homicidio, y a la de Oscar “Sapito” Gómez, que sería el instigador del crimen.

El hecho ocurrió el sábado pasado en el entretiempo del clásico entre Belgrano y Talleres, cuando Balbo identificó al hombre que está imputado por el homicidio de su hermano, Oscar Gómez, quien a su vez lo señaló a los gritos como simpatizante de Talleres provocando que otros hombres se sumaran a la disputa.

Ante esta situación de inferioridad, el joven intentó escapar y saltar desde la tribuna pero otros hinchas lo empujaron al vacío golpeando su cabeza contra el suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *