martes , 12 de noviembre, 2019

Desplazaron a la cúpula de la CDI de Quilmes

Ritondo vinculó a Aníbal Fernández con la imposibilidad de dar con los hermanos Lanatta y Schillaci. “Seis días atrás decían que yo los había sacado para matarlos y ahora resulta que los estoy ayudando”, respondió el ex jefe de Gabinete. Continúan los rastrillajes en el sur del GBA.

Mientras se realizan megaoperativos de forma conjunta en la zona sur del Gran Buenos Aires entre Gendarmería Nacional, Prefectura Naval, Policía Federal y la bonaerense para capturar a Christian Lanatta (44), su hermano Martín (42) y Ví­ctor Schillaci (35), continúan las acusaciones mutuas entre funcionarios del gobierno con el ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

En este sentido, el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, desplazó a la cúpula de la Coordinación Departamental de Investigaciones (CDI) Quilmes y puso al comisario Daniel Cantarini (48), quien estaba en la CDI La Plata.

Son mafia y se mueven en un lugar donde esta mafia está desarrollada, donde tienen muchos contactos y muchos favores y se entremezcla mucho la polí­tica”, dijo Ritondo respecto a cómo los prófugos logran evadir a la Policía.

Al ser consultados sobre el vínculo de Aní­bal Fernández en la situación de los Lanatta, manifestó que creí­a que “está involucrado con todo lo que tiene que ver con el submundo de Quilmes“.

“Creo que tiene que ver con muchas cosas que pasan en esa zona. La verdad que donde uno toca hay una foto o está la vinculación con él“, dijo el ministro.

Por su parte, el ex funcionario kirchnerista afirmó en su cuenta de Twitter: “Seis días atrás decían que yo los había sacado (a los prófugos) para matarlos y ahora resulta que los estoy ayudando. Impresentables”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *