sábado , 14 de diciembre, 2019

Denunciantes del proyecto X aseguran que se espiaba a dirigentes sociales y gremiales

En TN, la abogada querellante basó la nueva información en información secuestrada en un allanamiento en el Centro de Reunión de Información de Campo de Mayo, y luego aseguró que el operativo judicial estuvo “viciado y no encontró nada”.

La ex candidata a jefe de Gobierno por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) y abogada querellante del Proyecto X, Miriam Bregman, aseguró anoche que, según las pericias a los discos rígidos de Gendarmería secuestrados por la Justicia en el Centro de Reunión de Información de Campo de Mayo, el “Proyecto X” no sólo habría realizado tareas de espionaje sobre dirigentes sociales y gremiales, sino también sobre organismos de derechos humanos independientes del Gobierno.

Los nuevos datos de la investigación fueron aportados anoche por la dirigente de izquierda en el programa “A dos voces” que conduce el periodista Marcelo Bonelli, transmitido en el canal TN, del Grupo Clarín.

Lo llamativo de la nueva denuncia de Bregman es que basó sus acusaciones en los datos secuestrados en el allanamiento ordenado por el juez Norberto Oyarbide, que según ella fue un operativo que “estuvo totalmente viciado y no encontró nada”.

Según la abogada, Gendarmería habría realizado espionaje directo a diferentes militantes sociales. Las agrupaciones espiadas serían Madres de Plaza de Mayo (línea fundadora), Madres del Dolor, familiares de las víctimas de Crogmañón, referentes de pueblos originarios, y familiares de Jorge Julio López, entre otros.

Bregman explicó que, en caso que se compruebe el delito, se estaría violando el artículo 4 de la ley 25520, el cual establece que ningún organismo de inteligencia está facultado para realizar tareas represivas poseer facultades compulsivas; cumplir, por sus funciones policiales ni tampoco cumplir funciones de investigación criminal, salvo ante requerimiento específico realizado por autoridad judicial.

Además, la abogada de derechos humanos también dijo que la ministra de Seguridad, Nilda Garré, y el senador Aníbal Fernández van a tener que dar explicaciones ya que sobre todo, faltaron a la verdad como funcionarios públicos”.

Asimismo, Bregman informó que diversas organizaciones de derechos humanos piden la “indagatoria del ex Jefe de Gendarmería el Comandante General Hector Schenone, y también de gendarmes infiltrados en las diferentes movilizaciones sociales” y reiteró que “existe un aval político en la criminalización de la protesta, de esto no hay dudas”.

Por su parte, la Diputada Nacional del Frente Amplio Progresista, Victoria Donda, explicó que desde su bloque solicitarán la presencia de la Ministra Garré para que explique la situación del “Proyecto X” en la Cámara de Diputados de la Nación.

A su turno, Pablo Micheli de la CTA, explicó que ya sea por desconocimiento o por connivencia con este trabajo de espionaje “Nilda Garré debería denunciar”.

También el dirigente del Partido Obrero, Néstor Pitrola, se refirió al caso opinó que “el pedido de procesamiento de algunos gendarmes es imprescindible pero siempre hay un responsable político detrás de un escritorio que se garantiza impunidad”.

 

En declaraciones radiales, pidió que “se abran esos archivos para que todo el pueblo argentino los conozcan. Luego tiene que ser desmantelado el proyecto y dadas de baja las causas que se abrieron por vía ilegal. Aquí ese tipo de espionaje está prohibido”.

Hace un año cuando se realizó la denuncia, Garré salió a explicar que el Proyecto X “es un sistema informático de inteligencia criminal para la investigación de delitos complejos. Es un software que permite acelerar análisis en situaciones de inteligencia e investigación”.

Detalló que el sistema fue puesto en funcionamiento bajo la presidencia de Duhalde en 2002 y actualizado en 2006. Y aclaró que “jamás fue utilizado en manifestaciones sociales; en esas ocasiones interviene la Unidad Especial de Procedimientos Judiciales, que no tiene acceso al Proyecto X”.

De esta formar, la titular de la cartera de Seguridad, negó que el Proyecto X se fuera un plan de espionaje de parte de Gendarmería, y agrego que su utilización fue requerida en reiteradas ocasiones por la Justicia.

“Es una herramienta informática, no es un plan secreto de espionaje, como se ha informado. Sirve al entrecruzamiento de información judicial en causas de delitos complejos. Fue requerido por magistrados de todo el país. Este software es requerido por jueces de todo el país, por fiscales, que en 285 causas han solicitado la aplicación del Proyecto X en los últimos 5 años”, agregó.

“Gendarmería actúa por orden judicial, como auxiliar de la Justicia y en actividades preventivas cuando entiende que puede haber un hecho que puede derivar en daños a las personas o a las cosas, o en flagrancia, cuando ya hay un hecho consumado y tiene que actuar para evitar daños mayores”, continuó.

Después de la auditoria se pudo mostrar que no se utilizó nunca la intervención de Gendarmería en manifestaciones sociales. La auditoria permitió determinar con seguridad absoluta lo que estoy diciendo”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *