jueves , 14 de noviembre, 2019

Denuncian a Cristina por un fragmento de su libro

La senadora fue demandada por dos abogados que la acusaron de haber realizado negociaciones incompatibles con la función pública por confesar en el libro que aumentó el déficit fiscal para beneficiar a Scioli durante la campaña presidencial de 2015.

Dos abogados denunciaron a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner por el delito de negociaciones incompatibles con la función pública, basándose en un pasaje de su libro “Sinceramente”.

Se trata de los letrados Yamil Santoro y José Magioncalda, acusaron a la senadora de haber hecho un “sincericidio” en la página 323 del libro, al reconocer que para que Daniel Scioli ganara las elecciones presidenciales de 2015 aumentó en 1 punto del Producto Bruto Interno (PBI) el déficit fiscal para inyectar recursos a la economía.

“La razón del crecimiento de un punto del déficit durante el año 2015 no sólo fue porque el año anterior había sido un mal año para la economía –se había apreciado el dólar y caído el precio de los commodities- sino también porque en vista de las elecciones presidenciales decidí incrementar el gasto. Una pequeña digresión: me causa mucha gracia los que dicen que no hice ningún esfuerzo para que Scioli ganara las elecciones… ¡Aumenté en un punto del PBI el déficit fiscal para inyectar recursos a la economía! ¡Mi Dios!… Cómo algunos no hacen más que repetir lo que leen en Clarín y La Nación”, dice el párrafo en el que se centra la denuncia.

Según Santoro y Magioncalda, al ex mandataria habría incurrido en un delito tipificado en el artículo 265 del Código Penal, de Negociaciones incompatibles con la función pública, el cual contempla penas de uno a seis años de prisión e inhabilitación especial perpetua.

En su presentación, Santoro afirma que “es un insólito caso donde un funcionario reconoce que tuvo otros motivos que el interés general para tomar una decisión gubernamental y eso es lo que justamente sanciona el art. 265 que fue introducido al código penal por la ley de ética pública. Cristina, en su verborragia literaria, reconoce un delito dificilísimo de probar de otra forma”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *