martes , 20 de agosto, 2019

Decara pidió a De Vido informe sobre la situación de los gasoductos en Córdoba‏

El Defensor del Pueblo de la provincia de Córdoba envió un pedido de informes al Ministro de Planificación Federal Inversión Pública y Servicios sobre la situación de los ductos que transportan y distribuyen el gas natural por redes en todo el territorio cordobés. Igual misiva elevó al Interventor de Enargas, Antonio Pronsato. 

La explosión del gasoducto troncal de TGN cerca de la localidad de Pilar, en el Departamento Río Segundo el pasado 1° de Agosto que dejó como saldo víctimas y daños irreparables, pone de relieve la falta de inversiones en el sector y la necesidad de exigir a las empresas que cumplan con los procesos de mantenimiento, conservación, reparación y reclasificación de las tuberías.

Sumado a ello, el Defensor del Pueblo advierte sobre la falta de datos existentes en torno a los mismos: “los caños de distribución en la ciudad de Córdoba tienen distintos materiales de construcción según la antigüedad (cada uno con distinta vida útil y tipo de mantenimiento) por lo que a veces, cuando se produce una explosión como la citada, los cordobeses sienten que están sentados en un polvorín”.

En tal sentido, Decara solicitó a los funcionarios nacionales brinden información respecto a los siguientes puntos: situación de las auditorías técnicas a las transportadoras, distribuidoras y subdistribuidoras; resultados de los controles programados de búsqueda de fugas, odorización y protección catódica; frecuencia de dichos controles; existencia y grado de desviaciones respecto de la norma; actualización de clase de trazado y reclasificación de los tramos según la clase de trazado. 

“La legítima defensa de los derechos no comienza cuando estos fueron dañados, sino desde el momento en que se cuenta con la información para poder protegerlos y por otra parte esa misma información debe servir para diseñar una política de estado que prevea para en el futuro se minimicen las posibilidades de circunstancias que signifiquen la pérdida de vidas y bienes”, concluye Decara.

(Fuente: Télam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *