jueves , 22 de agosto, 2019

Decara intimó a los gremios a prever un sistema de guardias mínimas

Además pidió que el sistema sea comunicado con anterioridad a usuarios y autoridades. Advirtió que acudirá a la Justicia de no acatarse el pedido.

El Defensor del Pueblo de la Provincia de Córdoba, Mario Decara, intimó hoy a los secretarios generales de la AOITA, Miguel Ángel Herrera, de la Unión Tranviaria Automotor (UTA), Alfredo Peñaloza, del SUOME, Rubén Danielle y del Sindicato Luz y Fuerza, Ernesto Montiel, que prevean un sistema sustentable de guardias mínimas para mañana y que la misma sea comunicada de inmediato a las autoridades y a los usuarios.

Se trata de los gremios que resolvieron adherirse al paro nacional de mañana, a los cuales Decara recomendó esta alternativa para evitar o minimizar los daños a los usuarios del servicio público de transporte, energía eléctrica, así como a ciudadanos que requieran la atención pública municipal.

Asimismo, pidió “comunicar del sistema de guardias mínimas que se establecerá, de manera clara e inmediata”.

“Caso contrario –expresó Decara- acudiré a la Justicia a través de las acciones que correspondan en defensa de los derechos humanos que pudieran ser afectados”.

Entre los fundamentos de su pedido, aduce como ejemplo “las graves consecuencias para la vida social, laboral, educativa en la ciudad de Córdoba producto de las últimas medidas de fuerza ejercidas en el servicio público de transporte urbano de pasajeros”.

En este sentido, el Defensor del Pueblo recordó que los perjudicados por la medida de fuerza son más de 600.000, “entre obreros que concurren a sus lugares de trabajo, niños y adolescentes que deben asistir a la escuela, enfermos que requieren asistencia médica, que no podrán asistir o deberán gastar en taxis lo que tenían presupuestado para el transporte de varios días”.

Por otra parte, Decara manifestó a los gremios que “una doctrina mayoritaria sostiene que el derecho de huelga está reconocido a un sector de la sociedad, y por eso, como todo derecho, tiene sus límites, que son impuestos por la necesidad de proteger el ejercicio de los derechos del resto de la sociedad. Así, aunque el derecho de huelga debe ser protegido ya que está consagrado constitucionalmente, no es absoluto y admite la fijación de límites, es innegable que en esta oportunidad afecta sin duda alguna a las necesidades primarias de la comunidad”.

(Fuente: Prensa de la Defensoría del Pueblo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *