martes , 23 de julio, 2019

De Vido: “La renuncia voluntaria a los subsidios ha sido un éxito”

En referencia al retiro optativo de los servicios públicos de agua, luz y gas, el ministro de Planificación Federal destacó que el Gobierno creó “un espacio que antes no existía en el que los ciudadanos pueden expresar de manera libre y de acuerdo a su conciencia si necesitan ser subsidiados o no”. Sin embargo, los funcionarios son más de 35.000.
“Todo avanza de acuerdo a lo previsto, ya se quitaron subsidios a más de 200 mil usuarios de alto poder adquisitivo y enviamos las primeras declaraciones juradas a algunas zonas de la ciudad de Buenos Aires y el norte del conurbano”, agregó.
Mediante un comunicado, el ministro recordó que “la renuncia voluntaria a los subsidios es sólo uno de los mecanismos, junto con la quita directa en algunas zonas y el envío de declaraciones juradas, que el Estado Nacional ha dispuesto para que los subsidios entren en una etapa de personalización, que permita su aplicación sólo a aquellos que los necesitan”.
Además, indicó que “la renuncia voluntaria surgió a partir de la inquietud de un ciudadano que envió una carta a AYSA indicando que no quería recibir más aportes estatales para que esos recursos se destinaran a los que menos tienen”. “Cada política que implementamos no es un hecho aislado sino que surge de un proyecto que tiene entre sus pilares lograr cada día mayor equidad social y una mejor distribución del ingreso”, concluyó.
MÁS FUNCIONARIOS QUE RENUNCIAS. Renunciaron 21.842 usuarios y en el último mes, fueron sólo 2.000. El número es sensiblemente menor a los 35.000 funcionarios altos y medios del Ejecutivo.
El 23 de noviembre, el Gobierno abrió un listado para que los ciudadanos renunciaran voluntariamente a los subsidios de luz, agua y gas. Las primeras estimaciones extraoficiales de los funcionarios eran que 100 mil usuarios adherirían a la campaña al cabo del primer mes. Sin embargo, los resultados dan cuenta del fracaso de la medida.
A dos meses de haber puesto en marcha el “Registro de Renuncia Voluntaria al Subsidio del Estado Nacional”, sólo 21.842 usuarios del sector residencial manifestaron su decisión de rechazar los beneficios económicos estatales que percibían desde 2003 en las boletas de los servicios. El Gobierno anunció la “renuncia voluntaria” a mediados de noviembre y la instrumentó hace 60 días: la primera en sumarse fue la propia Presidenta.
Ni los 35 mil funcionarios medios y altos que deben presentar declaración jurada todos los años se dieron de baja. La acotada lista de renuncias genera un magro ahorro en el gasto público del Gobierno. Cada usuario que se sumó a la campaña deberá pagar $ 5.000 promedio más por año, con lo cual lo que deja de aportar el Estado ascendería a $ 111 millones . Esa suma representa apenas el 0,2% del ahorro total de $ 4.847 millones que Planificación anunció que iba a obtener con la quita directa de los subsidios a Puerto Madero, Barrio Parque y barrios privados y countries de todo el país.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *