lunes , 21 de octubre, 2019

De la Sota defendió una alianza estratégica Argentina–Brasil

Señaló que el Consejo Consultivo de Alimentos brindará una inmejorable oportunidad de potenciar la capacidad agroalimentaria de la provincia para adecuarnos a las demandas de los mercados que pretendemos conquistar.

José Manuel de la Sota abogó por una alianza estratégica de Argentina y Brasil durante la ceremonia de firma del acta de intención para la constitución del Consejo Consultivo de Alimentos Córdoba, al tiempo que elogió la articulación de políticas estatales y privadas “que permita dar respuesta a las necesidades de los mercados que pretendemos ocupar” y que, a su juicio, perfilarán “una nueva América Latina”.

El gobernador señaló: “Sueño con una Argentina que en una alianza estratégica con Brasil, nos permita ser los primeros proveedores de alimentos y de bioenergía del mundo que viene. Hoy, casi el 40 por ciento del comercio mundial se ha trasladado al eje Asia-Pacífico y seguramente en cuatro o cinco años más Europa dejará de ser el primer mercado de consumo mundial. Esto no significa que pierda importancia Europa, sino que hay otras regiones que han estado conformadas por economías emergentes que hoy son los motores del crecimiento y del desarrollo económico mundial”.

Y agregó: “El hecho que Estados Unidos no vaya a seguir teniendo la preponderancia que todos pensamos que tendría después de la caída del muro de Berlín, no significa que ese país deje de ser trascendente, habida cuenta de que el 80 por ciento de las patentes de invención siguen estando ahí”.

Sostuvo De la Sota que “si nosotros vemos que Brasil es el primer exportador mundial de alimentos y que Argentina es el tercero; si vemos que Brasil es el primer exportador de etanol de caña de azúcar y que Argentina es el primero de biodiesel de soja; si advertimos la magnitud de las reservas minerales, creo que tenemos por delante un futuro promisorio para nuestros hijos y para nuestros nietos”. 

Al evaluar la importancia que puede adquirir el Consejo Consultivo para potenciar la venta de los productos provinciales, aludió a la responsabilidad de los exportadores, indicando que “es muy importante la calidad de alimentos que nosotros estemos dispuestos a vender al mundo. Y nos tenemos que dar cuenta de que quien exporta tiene que adecuarse a los mercados que quiere conquistar”.

Recordó que durante su gestión como embajador en Brasil tuvo que acompañar a empresarios nacionales que querían colocar sus productos en el país hermano y que siempre les pedía que se adecuaran a los requerimientos locales. “Yo les decía: ‘No vengan a vender lo que les sobra, respeten el código de consumo. Es preciso conocer las características del público’”, rememoró el mandatario.

A continuación insistió en el respeto por los usos y costumbres de la gente a la que se le pretende vender . “Si el peso neto no existe y existe el peso líquido, nuestros productos tienen que estar señalizados con peso líquido. Si en Brasil es costumbre y tradición que el aceite de oliva vaya enlatado, no podemos pretender venderlo en botella plástica”.

“Córdoba es sinónimo de progreso porque los cordobeses no nos conformamos nunca con lo que tenemos y queremos siempre más. Eso es lo que nos hace avanzar a los hombres y mujeres de nuestra provincia”. Añadió el gobernador que a la luz de lo que son nuestras exportaciones, es natural que nosotros estemos más pendientes de la bolsa de San Pablo que de la de Buenos Aires”.

“Tenemos que asociar las cadenas de valor, incorporar tecnología, garantizar trazabilidad y sanidad. Que aquél que compre productos argentinos sepa que han sido elaborados con respeto al medio ambiente y con el envase adecuado. Advirtió el mandatario provincial que “tener el 40 por ciento del mercado de consumo en el eje Asia-Pacífico no implica que debemos salir desesperados a aprender el mandarín, pero sí significa que tenemos que mirar lo que son las costumbres y los nuevos gustos alimenticios de una población que evoluciona y que antes de que se cumpla el próximo decenio vamos a tener 3.800 millones de personas de clase media en el mundo. Esto significa que tendrán distintas medidas de vestirse, transportarse y alimentarse.A eso hay que dar respuesta”.

Opinó asimismo que “nosotros debemos manejarnos desde el Consejo Consultivo, con la inteligencia de prever la estrategia del desarrollo de nuestra producción agroalimentaria, así como del biocombustible. Cuando yo planteo una asociación estratégica con nuestro principal socio que es el Brasil, es porque creo que en este mundo nuevo, el regionalismo es la mejor manera de minimizar los costos que la mundialización también trae porque aquel que cree que la universalización solo trae beneficios, está equivocado. La mejor manera de protegernos es la región que es, de alguna manera, nuestra patria ampliada”.

“Así como alemania-Francia fueron un poco los ejes de la conformación de la Unión Europea, Brasil y Argentina,vienen siendo los ejes de la construcción de la América Latina nueva”. Recordó el gobernador que “esa es una política de Estado que , a esta altura, ya no admite controversias y que la empezaron Sarney y Alfonsín, los dos primeros presidentes de la recuperación democrática”.

Finalmente señaló que lo que Córdoba produce “se debe a la calidad de nuestras universidades y empresas. Yo les deseo que haya mucho diálogo. Creo que con la participación de todos, de lo público y lo privado y con todos los que quieran acercarse, tendremos la oportunidad de trabajar para potenciar nuestros recursos agroalimentarios. Si lo conseguimos los cordobeses nos vamos a sentir muy bien y el país también. Quisiéramos que haya un desarrollo equilibrado, que no haya provincias pobres, que todos podamos aprovechar los beneficios del crecimiento de la economía nacional. Lo que haga Córdoba en ese sentido, será muy útil”.

(Fuente: Prensa del Gobierno de la provincia de Córdoba)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *