domingo , 25 de agosto, 2019

De la Sota defendió al fiscal sostiene que Alós se suicidó

Dijo que la Justicia de Córdoba es ejemplar y consideró un acto de campaña el pedido de juicio político a Drazile. Para Senestrari y para la familia de Alós, fue inducido al suicidio para que no declare en el caso por los narcopolicías. Nuevas pistas fortalecen la teoría del fiscal federal.

El gobernador José Manuel de la Sota defendió hoy la investigación que tiene a cargo el fiscal de Alta Gracia, Emilio Drazile, sobre la muerte del oficial Juan Alós, y cuestionó a la oposición y al fiscal federal, Enrique Senestrari, quienes aseguran que la muerte del policía tiene que ver con el caso de los narcopolicías.

En este sentido, el mandatario aseguró que el pedido de Jury del Frente Cívico al fiscal Drazile, tiene que ver con una operación de campaña.

Asimismo, De la Sota afirmó que “la Justicia de Córdoba es ejemplar” y cuestionó a la justicia federal: “Yo no he visto a ningún fiscal de Córdoba que tenga denuncias hechas porque se le haya perdido droga en su despacho“, en referencia al hecho en el que se cambió 30 kilos de marihuana por alfalfa durante el traslado de Villa Cura Brochero a tribunales.

En paralelo a los dichos del gobernador, nuevas pistas y testimonios fortalecen la teoría del fiscal Senestrari y de la familia de Alós, sobre una inducción al suicidio.

Según informaron diferentes fuentes policiales, el viernes 6 de septiembre Alós salió en el auto Renault Clio no identificable de Drogas Peligrosas pero dejó su pistola nueve milímetros en la base de Drogas Peligrosas de barrio San Pablo, por lo que debió regresar a buscarla.

Siempre según dichos de voceros pliciales, Alós iba en el auto con una colega a quien debía llevar hasta la Terminal de Ómnibus, pero a poco de emprender el viaje, recibió un llamado en el que le avisaban que se había olvidado su arma, por lo que habría regresado a buscarla.

Luego llevó a destino a su compañera, habló por teléfono con su mujer e hijas y, a partir de entonces, su rastro se convierte en un misterio hasta las 3 del sábado 7, cuando apareció sin vida, con un balazo en la cabeza y su pistola en la mano derecha, en la ruta a Bosque Alegre.

Otro dato nuevo fue aportado por la viuda de Alós, Roxana Luna. La mujer contó que el viernes 6 de septiembre, cuando Alós dejó de responder a las llamadas y comenzó a ser buscado, alrededor de las 19, el policía Peralta Dattoli se instaló en su casa, y recién se fue cuando se comunicó que lo habían encontrado sin vida. Además dijo que el hombre no era amigo de la familia.

Cabe recordar que además, en la casa de uno de sospechados se encontraron ropas de Alós, además de 10 chalecos antibalas.

Asimismo, ayer se conoció que el Clio en el que apareció muerto Alós fue trasladado en la mañana del mismo sábado a la base de Drogas Peligrosas de barrio San Pablo, donde habría sido lavado sólo por dentro, según constaría en los libros de actas secuestrados días después por Senestrari.

Alós era uno de los miembros de efectivos de Lucha Contra el Narcotráfico que fueron mencionados como involucrados en una supuesta asociación ilícita que investiga Senestrari. Por el caso, están detenidos el extitular del área, Rafael Sosa, y cuatro policías de Drogas Peligrosas: el comisario Alfredo Saine, el oficial Franco Argüello y los suboficiales Fabián Peralta Dattoli y Mario Osorio.

También está imputados Mario Nieto, Daniel Moroldo y Fabián Hoyos, aunque permanecen en libertad. También la causa tiene a un civil imputado como “partícipe necesario”, el supuesto agente encubierto Juan Francisco Viarnes, que permanece libre y cuyo testimonio fue clave para la investigación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *