martes , 11 de diciembre, 2018

De la Sota “aguanta” con Suárez a su lado

A pesar de los últimos escándalos en los que estuvieron involucrados oficiales de policía con el narcotráfico local, el gobernador espera concluir su mandato sin modificar al titular máximo del cuerpo policial de Córdoba.

Resistiendo la embestida mediática, el mandatario provincial, José Manuel De la Sota, intenta calmar las aguad al interior del Panal y más aún en la Central de Policía.

Mientras que la desconfianza crece, el polémico robo de las 67 pistolas no deja  culpas libradas y, superando el malestar que provocó en su momento el narcoescándalo, la policía de Córdoba está una vez más bajo la mirada de todos.

Puertas adentro de la fuerza policial, el malestar es notable, y según cuentan, ya nadie sabe en quién confiar. Ni entre los subordinados, y aún menos entre los altos mandos, donde las sanciones por la “deslealtad” hacia el comisario general Julio César Suárez están a la orden del día.

Este sería un hecho más dentro de la larga lista que complica el curriculum de Suárez como titular de la fuerza, y mientras la condena de la opinión pública no cesa desde los saqueos en diciembre del 2013, De la Sota planifica mermar las culpas para poder concluir su mandato acompañado por el oficial.

Ya fracasó

El intento de De la Sota de impulsar una política de seguridad que reafirmara los lazos sociales claramente fracasó, siendo el talón de Aquiles principalmente de su gestión a la cabeza del Ejecutivo Provincial.

En otro orden, también entran en consideración la relación, es decir, el vínculo  entre los mandatarios. Como ya comentamos en otras ediciones, el jefe de policía, a pesar de no poder participar de ninguna actividad política, asiste, a la par de ministros y dirigentes a actos partidarios del Gobernador, alegando estar a cargo del operativo de seguridad. Sin embargo, esto no sería cierto.

La verdad es que el acuerdo de mutua cooperación entre De la Sota y Suárez es innegable, pero que, con el paso del tempo, resulta insostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *