sábado , 17 de agosto, 2019

Cristina y Máxima compartieron el palco

La Presidenta y la futura reina de Holanda se saludaron afectuosamente previo a la ceremonia que dio inicio al pontificado del papa Francisco.

La presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y la princesa de Holanda, Máxima Zorreguieta, compartieron hoy el palco de autoridades de Estado durante la ceremonia de entronización del Papa Francisco, donde intercambiaron un cariñoso saludo.

La mandataria argentina presenció la ceremonia ubicada en la primera fila del palco donde también se encontraban otros jefes de Estado, como el jefe de Estado italiano Giorgio Napolitano; la canciller alemana Angela Merkel; y la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

También se encontraban el presidente de gobierno de España Mariano Rajoy, y los mandatarios de Ecuador Rafael Correa, de Chile Sebastián Piñera, de Méjico Enrique Peña Nieto, de Paraguay, Federico Franco y el irlandés Michael Higgins, entre otros.

Máxima por su parte, concurrió a la asunción oficial del papa Francisco junto a su esposo, el príncipe y futuro titular del Reino de los Países Bajos, Guillermo Alejandro.

Además de los príncipes de Holanda, otras casas reales estuvieron presentes en el palco montado en la explanada de la Catedral de San Pedro, como los reyes Alberto y Fabiola de Bélgica, y el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, y su esposa la Princesa Letizia.

Otro grupo destacado de personalidades presentes en la ceremonia lo constituyeron las autoridades de otras religiones, como el patriarca Bartolomé, primero de la Iglesia Ortodoxa en asistir a la unción de un papa católico después de casi mil años; el arzobispo de la Iglesia Ortodoxa rusa, Hilarión y el reverendo Olva Fykse Tveit del Consejo Mundial de Iglesias Cristianas.

También estuvieron el arzobispo de York, John Sentamu, segundo en jerarquía de la Iglesia Anglicana; el presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de Italia, el imán Izzeddin Elzir, y el rabino jefe de Roma, Riccardo Di Segni.

Tras la ceremonia, Francisco saludó a los miembros de las delegaciones que viajaron a Roma para participar del evento.

Tal como estaba previsto por protocolo, la jefa de Estado de Argentina fue la primera en acercarse a Francisco tras la misa.

Ayer, la jefa de Estado mantuvo un almuerzo a solas con Jorge Bergolio, a quien le solicitó su intermediación con Gran Bretaña para abrir una mesa de diálogo por Malvinas.

También participó el jefe de Gobierno de la Ciudad, Mauricio Macri, quien subió a las redes sociales una imagen junto al Papa que fue tomada antes de la ronda de saludos formales, cuando el Papa tenía otra vestimenta.

“Cuando llego al Vaticano, vino el obispo García y me pidió que lo acompañe. Ahí me llevó a un lugar donde estaban las autoridades. Y antes de terminar la ceremonia vino el obispo y terminé a la derecha de la nave principal, caminando detrás del Papa, que me saludó. Fue un gesto increíble”, relató Macri en Radio la Red.

“Me falló no me trajo a Antonia”, le habría dicho Bergoglio al jefe de Gobierno, quien respondió: “La próxima la traigo; aprovechemos este momento para la unión de todo los argentinos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *