domingo , 22 de septiembre, 2019

Cristina volverá a encontrarse con Obama

Será la primera vez después de que EE.UU. excluyera al país de beneficios comerciales.
En la histórica Cartagena de Indias, frente al Mar Caribe y con la “ciudad amurallada” como telón de fondo, Cristina Kirchner y Barack Obama volverán a verse cara a cara el próximo fin de semana, durante la VI Cumbre de las Américas. Será el primer cruce entre los dos presidentes luego de dos hechos recientes que impactan en la relación: el anuncio por parte de Obama de la exclusión de la Argentina del sistema de beneficios arancelarios para las exportaciones; y la queja ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) de un grupo de 40 países encabezado justamente por EE.UU., por las trabas a las importaciones que aplica el gobierno argentino.
Esta cumbre que reunirá a 33 jefes de Estado del continente arranca hoy, aunque el plato fuerte –las deliberaciones de los presidentes– está reservado para el sábado y el domingo próximos.
Cristina Kirchner partirá rumbo a Colombia el viernes, aunque no se sabe todavía si llegará a tiempo para participar de la cena que ofrecerá esa noche el presidente colombiano Juan Manuel Santos, en el Castillo San Felipe.
Cristina se cruzará además en esta cumbre con el mexicano Felipe Calderón. México también fue parte del lote de países que se quejó ante la OMC, y el Gobierno se propone revisar un acuerdo automotriz –México resiste– que genera un déficit de balanza comercial de casi 1.000 millones de dólares y podría frenar el ingreso de algunos autos importados desde el Norte.
La Casa Rosada no dio hasta ahora información sobre ninguna reunión bilateral prevista. Tampoco con quién tiene intención la Presidenta de reunirse, algo que el Gobierno suele manejar en secreto ante el temor de que esos cónclaves –que se arreglan bastante sobre la marcha en estas cumbres– al final no se concreten.
En lo multilateral, se espera que la Cancillería vuelva a buscar –como lo viene haciendo con éxito en cada foro de estas características– el apoyo a una negociación con el Reino Unido para discutir la soberanía de Malvinas.
El único presidente que anticipó su ausencia es el ecuatoriano Rafael Correa, en protesta por la no asistencia de Cuba. De estas cumbres que son patrocinadas desde 1994 por Estados Unidos participan los países de la OEA, de donde Cuba fue excluida en 1962. Terminar con el bloqueo de décadas a la isla será planteado por Venezuela y los países del ALBA. La Argentina comparte el reclamo de integración de Cuba, como hace varios años viene planteando el Gobierno brasileño: “Esta tiene que ser la última cumbre en la que no participe Cuba”, expresó el canciller Héctor Timerman hace poco en Brasil.
En la edición anterior de esta cumbre, en abril de 2009 en Trinidad y Tobago, había euforia por la presentación de Obama ante la región. Había asumido pocos meses antes y su llegada despertaba una gran expectativa. Cristina buscaba ansiosamente una reunión con el estadounidense, que después de mucho trajinar se concretaría recién un año después, en Washington.
Pero la relación con América latina no tuvo el vuelco con que muchos se ilusionaban ante la llegada de Obama, quien igualmente volverá a ser la estrella de este encuentro que tiene como lema “Conectando las Américas: socios para la prosperidad”.
En estos años, Estados Unidos ha perdido influencia en la región, coinciden todos los analistas. Y atraviesa aún un periodo de crisis, mientras muchos países –como los sudamericanos– ven su futuro con mayor optimismo y gozan de niveles de autonomía en sus decisiones como nunca antes.
Entre los temas de debate acordados se cuentan la integración “de las Américas”, la prevención de desastres naturales, la necesidad de reforzar el acceso a la tecnología, y la seguridad, con énfasis en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado. El colombiano Santos anticipó también su intención de abrir el debate sobre la despenalización del consumo de drogas, al que se oponen Brasil y también EE.UU., el mayor consumidor de drogas del mundo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *