viernes , 20 de septiembre, 2019

Cristina suspendió una cadena nacional para que no la acusen de querer cortar la misa del Papa

Francisco ofreció una misa en Estados Unidos mientras que la mandataria encabezó un acto en la Facultad de Odontología de la UBA. “Para que mañana no digan que la presidenta no dejó dar misa al papa en Nueva York”, aclaró.

La presidenta Cristina Fernández decidió ayer suspender la cadena nacional número 40 en lo que va del año y explicó que buscó evitar las críticas de los medios y dirigentes opositores sobre que su actividad se superpondría con una misa que el papa Francisco ofreció en Estados Unidos.

En este sentido, la mandataria explicó que tomó la decisión de cancelar la transmición de la cadena nacional “para que mañana no digan que la presidenta no dejó dar misa al papa en Nueva York”.

No importa que no publiquen ni una sola línea, ni que no salga en ningún lugar”, dijo cuestionando la poca difusión de las obras y medidas instrumentadas por el gobierno nacional.

Por otra parte, al encabezar el acto en la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional de Buenos Aires, Cristina manifestó que “sueño con un país donde los 40 millones de argentinos puedan elegir la vida que quieren vivir” y destacó la importancia de tener la posibilidad de cursar una carrera universitaria: “Lo que mejor nos puede dar la universidad, además de la formación académica, es pensar en argentino, para los argentinos y para el resto del mundo”.

Cristina inauguró las nuevas instalaciones de los sectores de guardia, clínica y ortodoncia, mientras que por videoconferencias, también inauguró centros científicos en Florencio Varela y Santa Fe y la Facultad de Trabajo Social de la Universidad de Entre Ríos, en Paraná.

Respecto a las inauguraciones, la jefa de Estado destacó que “lo hemos construido a partir de que hemos puesto a la educación en la Argentina en un punto central”.

La misión que tiene la educación, es la de abrir cabezas, de descolonizar, y permitir la soberanía culturual y educativa de un país” remarcó

La Jefa de Estado destacó la mejora del presupuesto universitario: “Pasamos de 1900 millones de pesos que se daba para todas las universidades nacionales, el 0,5% del PBI; a duplicar esa participación, el 1%, y hoy las universidades tienen un presupuesto de 42 mil millones de pesos”. “Además hemos puesto muchos fondos a través del Ministerio de Planificación: ya llevamos puestos más de 4 mil millones de pesos en infraestructura”, comentó, al tiempo que resaltó que “las becas universitarias financiadas por el Ministerio de Educación, superan los mil millones de pesos”: de 2766 becas que había en 2003, se pasó a más de 66 mil becados en nuestras universidades.

Resaltó también que “hoy tenemos 900 mil chicos que están haciendo estudios con el plan PROGRESAR, la asignación de 900 pesos, para chicos de 18 a 24 años para que terminen sus estudios primarios, secundarios o universitarios”.

Además, la mandataria consideró que “cada uno de los que egresamos de la universidad nacional pública y gratuita, debemos saber que tenemos una deuda de honor con el pueblo que nos paga los estudios”. “En una universidad como esta, donde se atiende muchísima gente que no tiene obra social, eso también es devolverle al pueblo parte de lo que el pueblo ha puesto aquí”, remarcó.

Afirmó que “hemos creado 19 nuevas universidades, que nos permiten que hoy un joven de Florencio Varela no tenga que venirse a Buenos Aires; o que un joven de Río Gallegos no tenga que venirse a Buenos Aires”. Al respecto, reconoció: “Si yo no hubiera nacido en la Plata, tal vez no hubiera podido estudiar: si hubiera nacido en Jujuy, en Santiago del Estero o en Chaco, en mi época, no hubiera sido abogada”.

En la misma línea, Cristina afirmó que “la igualdad no es que todos seamos iguales. La igualdad es darle igualdad de derechos a todos para que puedan estudiar. Si uno quiere ser médico, abogado u odontólogo, no es porque tu papá tiene plata, sino porque hay un estado que te permitió estudiar”.

“ No es una cuestión ideológica, es una cuestión de valores, de qué sociedad queremos vivir: en una sociedad que de posibilidad a los jóvenes. Esto es poder elegir”, dijo la mandataria y lamentó que “todavía hay gente que no puede elegir. Yo sueño con un país donde los 40 millones de argentinos puedan elegir la vida que quieren vivir”, enfatizó.

Por último, la Presidenta dijo que cuando ve lo que se ha progresado en materia de educación y salud, considera que “valió la pena todos los palos recibidos, todas las ofensas proferidas, todos los agravios que nos tiraron por la cabeza”. “Esto es la inclusión, porque con la inclusión se acaba también la explotación. Esto es empoderar a la sociedad para que no dependan más que de sus propias posibilidades. Y decidir la vida, que no es fácil”.

“Cada uno de los millones que se han incorporado a través del trabajo, de la industria, de la educación, de la ciencia y la tecnología, los que han vuelto al país, porque el país les dio una oportunidad, todos saben que esto no fue magia, pero fue mágico”, concluyó la mandataria.

La Presidenta estuvo acompañada en el acto por los ministros de Educación, Alberto Sileoni, de Economía, Axel Kicillof, el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini y el decano de la Facultad de Odontología, Héctor José Álvarez Cantoni.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *