miércoles , 11 de diciembre, 2019

Cristina pidió al papa que interceda por Malvinas

La presidenta dio detalles del almuerzo que mantuvo con Francisco. Se manifestó esperanzada en que con la intervención del papa Gran Bretaña acceda a dialogar. Dijo que se conmovió porque el pontífice utilizó el término ´Patria Grande´ y destacó el rol de los mandatarios latinoamericanos. Calló al periodista Eduardo Feimann.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner informó hoy que solicitó al papa Francisco que intervenga en el conflicto por la soberanía de las Islas Malvinas al dar detalles sobre el almuerzo que mantuvieron.

En una conferencia de prensa, la jefa de Estado contó los regalos que se entregó con el pontífice destacó que el más importante fue uno “casi personal de Francisco que fue una rosa blanca de Santa Terecita que es la santa preferida de Francisco”, mientras que ella le entregó un quipo de mate de cuero de los cooperativistas de Argentina Trabaja y un poncho de vicuña hecho en Catamarca, entre otras cosas.

“Tuvimos un dialogo fructífero durante el almuerzo, muy importante”, aseguró Cristina y contó que “abordamos un tema muy sentido para nosotros y solicité su intermediación para lograr el dialogo en la cuestión Malvinas”.

En este sentido, la mandataria destacó que “estamos ante una posibilidad histórica más favorable, estamos ante gobiernos democráticos, no hay peligro más que la militarización que Inglaterra está haciendo en el Atlántico Sur, Argentina es un país pacífico, y pedimos al Santo Padre eso, que intervenga para lograr el dialogo”, explicó.

“Además, creemos que es imprescindible que en un mundo tan complejo es necesario que todos los países empecemos a cumplir con las resoluciones de Naciones Unidas”, reclamó Cristina.

Por otra parte, la presidenta comentó que Francisco dijo que “es formidable el rol de los presidentes latinoamericanos” y que se conmovió cuando el papa “utilizó el término ´Patria Grande´”.

También contó que otro de los temas que abordaron fue la preocupación por la trata de personas y el trabajo esclavo a la vez que la mandataria detallo las medidas que se llevan a cabo en Argentina para combatir ese flagelo.

Mientras Cristina contaba su experiencia y respondía preguntas, el periodista argentino Eduardo Feimann interrumpía e intentaba imponerse a la palabra de la presidenta, hasta que ella lo dejó en evidencia: “Ya está bien Feimann, no se ponga nervioso”, dijo.

Finalmente, la jefa de Estado informó que invitó al papa a visitar la Argentina y aseguró que “lo vi sereno, lo vi seguro, lo vi en paz, tranquilo y podría decirle que lo vi preocupado por lo que va a ser la inmensa tarea de cambiar las cosas que él debe cambiar y se han comenzado a ver en gestos que ha tenido”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *