lunes , 11 de noviembre, 2019

Cristina lamentó no poder entregarle el mando a Macri en el Congreso

“En mi vida pensé que iba a haber un presidente cautelar durante 12 horas en mi país”, afirmó en su último discurso y cuestionó al “partido judicial”. Tras enumerar los logros del kirchnerismo, reclamó a Macri que no haya represión ni censura y que respete la libertad y le advirtió que “no hay lugar seguro en el mundo” en referencia a los atentados terroristas en países que se alían políticamente a las grandes potencias.

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner pronunció ayer su último discurso como mandataria donde lamentó no poder entregarle los atributos presidenciales a su sucesor, Mauricio Macri, a la vez que cuestionó fuertemente al poder judicial y al fallo de la jueza federal María Servini de Cubría, quien determinó que su mandato concluyó a la medianoche de ayer.

Al hablar ante unas 700 mil personas que se concentraron en Plaza de Mayo para despedirla, la ex jefa de Estado reivindicó los logros de los gobiernos kirchneristas, agradeció el acompañamiento de la sociedad y del partido y prometió no abandonar la política

La presidenta saliente resaltó que durante los “intensos 12 años y medio” en los que gobernó tuvo en contra a “todos los medios de comunicación hegemónicos”, “las principales corporaciones económicas y financieras nacionales e internacionales en contra” y sufrió “persecuciones y hostigamientos permanentes” de lo que denominó “el partido judicial”.

“Si después de todo eso, de tantos palos en la rueda, de tantos golpes e intentos de golpes destituyentes, de difamaciones y calumnias, podemos estar aquí dando cuentas al pueblo, imagino que si con tantas cosas en contra hemos hecho cosas por los argentinos, cuántas cosas podrán hacer los que tienen todas estos factores a su favor“, dijo en referencia a Mauricio Macri.

“Tengamos mucha fe y esperanza en que no nos agobien, tengamos la inteligencia de saber que van a poder hacer las cosas porque tienen todo a favor y harán las cosas mucho mejor que nosotros”, expresó a la vez que reclamó a Macri que gobierno “sin censuras, sin represión, más libre que nunca porque la libertad de que hemos gozado los argentinos, y esto no es una concesión es el derecho del pueblo de expresarse a favor y en contra de cada gobierno”.

Asimismo, Cristina deseó que “la democracia alcance a los tres poderes del Estado, porque parece ser que la democracia se aplica al Poder Ejecutivo y necesitamos que se democraticen y que nos sean el ariete de la democracia, ni los gobiernos populares y mucho menos del pueblo”.

Por otra parte, la ex presidente destacó que en el siglo pasado no hubo tres períodos de gobiernos democráticos y ahora entraremos al cuarto mandato. “No lo puedo lograr Yrigoyen, no lo pudo lograr Perón“.

En esta línea manifestó que le hubiera gustado entregar los atributos del mando ante la Asamblea Legislativa, pero luego resaltó: “He visto muchas medidas cautelares, contra la ley de medios, contra decretos del Poder Ejecutivo, pero en mi vida pensé que iba a ver un presidente cautelar durante doce horas en nuestro país“.

“Más allá de las diferencias políticas, aunque estén en las antípodas, lo más importantes es demostrarle a la gente el respeto por la voluntad popular”, consideró a la vez que destacó que “lo más grande que le he dado al pueblo es el empoderamiento popular“.

En referencia al fallo que fijó la medianoche como vencimiento del mandato de Cristina, ironizó al decir que “no puedo hablar mucho porque a las doce me convierto en calabaza”.

Finalmente, la ex mandataria resaltó que “después de doce años y medio podemos mirar a los ojos a todos los argentinos, sólo le pido a dios una sola cosa, que quienes nos sucedan por imperio de la voluntad popular, dentro de cuatro años, puedan decirles a todos los argentinos que también puede mirarlos a los ojos”.

“Cada uno de ustedes tiene un dirigente adentro y cuando cada uno de ustedes, cada uno de esos 42 millones, sienta que aquellos en los que deposito su voto lo traicionaron, tome su bandera y sepa que él es el dirigente de su destino y el constructor de su vida“, afirmó.

Eso es lo más grande que le he dado al pueblo argentino: el empoderamiento popular, ciudadano, de las libertades, de los derechos. Gracias por tanta felicidad, tanta alegría, tanto amor, los quiero, los llevo siempre en mi corazón y sepan que siempre voy a estar junto a ustedes”, concluyó.

Antes, Cristina encabezó el descubrimiento del busto de Nestor Kirchner donde agradeció el acompañamiento de la sociedad, los militantes, sus funcionarios, el partido, a gobernadores, a Abuelas y Madres de Plaza de  Mayo, a organizaciones sociales y políticas, e hizo una mención especial al gobernador bonaerense Daniel Scioli.

En la ocasión, la ex mandataria deseó “que Dios ilumine a toda la dirigencia argentina que va a tener que gobernar el país” y pidió “que cuiden a todos los argentinos porque no hay lugar seguro en el mundo”, en referencia a los atentados terroristas que se registraron en los últimos meses en países en conflictos o que mantienen alianzas políticas con las grandes potencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *