domingo , 22 de septiembre, 2019

Convocan a francotiradores para un operativo en Santa Fe para dar con los prófugos

Dos gendarmes fueron heridos en tiroteos mientras buscaban a los condenados por el triple crimen y se cree que robaron chalecos antibalas y armas de Gendarmería.

Dos gendarmes resultaron heridos ayer en dos tiroteos registrados en el sur de Santa Fe, en el marco de la búsqueda de los tres condenados por el triple crimen de General Rodrí­guez, fugados del penal de General Alvear, tras lo que se resolvió convocar a grupos especiales y francotiradores para un operativo.

El jefe de la policía de Santa Fe, Rafael Grau, se reunió con el titular de la delegación santafesina de Gendarmería Nacional, mientras que  se desplegaban dos operativos simultáneos en localidades de Las Colonias y Sauce Viejo, ante las fuertes sospechas de que los sospechosos de protagonizar el tiroteo son los prófugos Martín y Christian Lanatta y Victor Schillaci.

En tanto, los investigadores descubrieron un rancho en el que los prófugos estuvieron escondidos, ya que había ollas y alimentos, y determinaron que se robaron chalecos antibalas y armas de Gendarmería durante uno de los ataques.

Los procedimientos fueron dispuestos por el juez federal porteño Sergio Torres, quien investiga la presunta existencia de un apoyo de grupos narcocriminales para que los hermanos Lanatta y Schillaci continúen prófugos, informó el fiscal federal Jorge Di Lello.

Uno de los enfrentamientos ocurrió a las 6, cuando los gendarmes finalizaban allanamientos en tres viviendas de la zona rural de la localidad de San Carlos, en el departamento Las Colonias, los cuales dieron resultado negativo.

Cuando se retiraban a bordo de una camioneta Citroën Berlingo blanca, los efectivos advirtieron la existencia de un rancho con un pequeño galpón atrás y decidieron ir a ver qué había en ese lugar.

De repente, de entre los pastizales, salieron tres hombres que los atacaron a balazos e hirieron en el pecho y en una pierna al cabo Walter Aguirre (21), quien permanece internado en el hospital Suchón, de San Carlos centro.

Los prófugos escaparon a bordo del utilitario en el que habían llegado los gendarmes por caminos vecinales paralelos a la ruta 6, que une San Carlos sur con Gessler, y e inició un fuerte operativo para dar con su paradero.

Mientras tanto, al lado del rancho se encontró una camioneta Renault Kangoo con papeles a nombre de la ex suegra de Christian Lanatta, quien la había adquirido el 18 de diciembre, y en el interior había dos teléfonos celulares con sus respectivos chips.

La mujer denunció el sábado que su ex yerno se había presentado en su casa el día anterior y se la había robado bajo amenazas de muerte.

En tanto, dentro del galpón había una pequeña garrafa, una olla, cubiertos, arroz, leche, frazadas, una pala, pistoleras y porta cargadores de pistolas, por lo que se cree que los prófugos estuvieron algunos días escondidos allí.

Los celulares serán peritados para sumar datos a la investigación acerca de los lugares en donde estuvieron los prófugos y con quiénes se comunicaron.

Poco después, entre las 9.30 y las 10, se produjo un nuevo enfrentamiento en la localidad de San Agustí­n, departamento de San Jerónimo -cerca de Coronda-, cuando quienes iban a bordo de la misma camioneta evadieron un control de Gendarmerí­a montado en un camino vecinal cercano a la autoví­a 19, que une Santa Fe con Córdoba.

Allí, los prófugos mantuvieron un segundo tiroteo desde su vehículo con gendarmes a bordo de una Volkswagen Amarok en el que resultó herido el comandante Mario Valdez (44), oriundo de Rosario, quien recibió un tiro en el brazo izquierdo a la altura del corazón.

El efectivo fue trasladado al hospital de Cullen, de la ciudad de Santa Fe, donde permanecí­a internado estable.

Los Lanatta y Schillaci escaparon en la Berlingo, que después también fue encontrada abandonada.

Esta tarde, continuaban los operativos en las zonas de Las Colonias y Sauce Viejo para atrapar a los agresores y con la presunción de que pudieron haberse dividido: por un lado los hermanos Lanatta y por otro Schillaci.

Los voceros dijeron que uno de los vehí­culos que se siguen es un auto Suzuki Fun color champagne.

Los rastrillajes se realizan por tierra y por aire, con apoyo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), ya que en la zona no hay cursos de agua.

A raíz de los dos ataques tomaron intervención judicial el juez federal de Santa Fe Reinaldo Rodriguez y el fiscal de ese fuero Walter Rodríguez, quienes estaban esta tarde en contacto con el juez Torres.

(Fuente: Telam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *