miércoles , 12 de diciembre, 2018

Contratistas financiaron la campaña de Macri

Según reveló el sitio Chequeado.com, empresas concesionarias del gobierno porteño aportaron $3 millones para la campaña presidencial del PRO, lo que está prohibido por la Ley de Financiamiento. También recibió $2 millones de empresario sin vínculos actuales con el Estado.

El presidente Mauricio Macri recibió donaciones por tres millones de pesos de parte de integrantes de empresas contratistas, muchos de ellos con altos cargos jerárquicos, para financiar su campaña presidencial, lo que está prohibido por la Ley de Financiamiento.

Según reveló el sitio Chequeado.com, “casi tres millones de pesos que el mandatario recibió de aportes privados para financiar su campaña para las elecciones primarias y las generales provienen de gerentes y empleados de empresas contratistas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y gobiernos provinciales, algo que entra en conflicto con la ley que prohíbe este tipo de donaciones incluso fuera del período de campaña”.

“Al menos 33 integrantes de agencias de publicidad; 20 miembros de empresas de seguridad privada; siete empleados ligados con una constructora y cuatro gerentes de una empresa de higiene urbana, todas ellas con vínculos con la gestión porteña o contratos con provincias, como la de Córdoba, aportaron $2,7 millones para que Macri llegara a la Casa Rosada. Dos de las personas consultadas negaron haber hecho el aporte a título personal, y se lo adjudican a la empresa para la cual trabajan”, asegura el informe.

El artículo 15 de la Ley de Financiamiento de Partidos Políticos  prohíbe que las alianzas políticas reciban “contribuciones o donaciones de empresas concesionarias de servicios u obras públicas de la Nación, las provincias, los municipios o la Ciudad de Buenos Aires”. Además, durante el período electoral, el artículo 44 bis de la misma norma extiende dicha prohibición a todo tipo de empresas.

Si a esto se le suma los aportes de personas con altos cargos directivos de empresas sin vínculos actuales con el Estado, la cifra alcanza los cinco millones de pesos. Es el caso de la portuaria Marítima Heinlein SA, el holding dedicado a realizar inversiones financieras vinculado con el Grupo Román Puerto Asís Argentina SA o la petrolera china Sinopec Inc.

El informe señala que ya existe jurisprudencia al respecto y cita el caso en Córdoba de la causa “Partido Justicialista – s/presentación informes arts. 54 y 58 ley 26.215 – elecciones legislativas 28-06-09”, donde la Cámara Nacional Electoral resolvió que resulta indispensable que “se evalúe el tipo de vinculación que el donante tiene con la persona jurídica y otros elementos que permitan descartar o tener por configurado un aporte prohibido”.

En este sentido, recuerda que para las elecciones legislativas de 2009, Unión por Córdoba declaró donaciones por $30.000 de Aldo Benito Roggio (integrante de Benito Roggio e Hijos SA, Aguas Cordobesas SA y Metrovías, entre otras compañías) y aportes por $20.000 de Mario Buttigliengo, titular de la constructora Boetto y Buttigliengo SA, adjudicataria del sistema de concesión por peaje de la ruta nacional 36. También declaró haber recibido $20.000 de Carlos Alberto Bergoglio, director de relaciones institucionales de Electroingeniería SA.

Al respecto, el fiscal federal Enrique Senestrari consideró que no sancionar al partido implicaría dar por válido “el simple artilugio de hacer aparecer que integrantes de las distintas empresas, sociedades y asociaciones interesadas declaren hacer las donaciones en carácter personal para que no se configuren las prohibiciones previstas por el art. 15, que expresamente dispone: ‘…los partidos políticos no podrán aceptar o recibir, directa o indirectamente…’, evadiendo de esa forma la finalidad que tuvieron los legisladores al dictar normas que buscan la democratización, la transparencia y la equidad electoral”.

Los jueces Alberto Dalla Via y Rodolfo Munné apoyaron el dictamen y pidieron al juez federal Ricardo Bustos Fierro, analizar “las particulares circunstancias de cada caso”, como por ejemplo “la jerarquía y las facultades que [los aportantes] poseían en las empresas o asociaciones al momento de efectuar el aporte”. En otras palabras: no es lo mismo la donación individual, aislada, del empleado de una empresa que el aporte sistemático de gerentes y directivos, “personas con indudable influencia en la toma de decisiones de la organización”.

 (Fuente: Chequeado.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *