lunes , 21 de octubre, 2019

Condenan a perpetua a Menéndez por el secuestro y homicidio de militantes de la JUP

El ex titular del Tercer Cuerpo del Ejército fue condenado por los delitos de privación ilegítima de la libertad, imposición de tormentos agravados y homicidio calificado. Se trata de la cuarta condena en Córdoba y la duodécima en el país.

El Tribunal Oral Federal 2 de Córdoba condenó ayer a la pena de prisión perpetua al ex titular del Tercer Cuerpo del Ejército, Luciano Benjamín Menéndez, por los delitos de privación ilegítima de la libertad, imposición de tormentos agravados y homicidio calificado contra tres estudiantes y militantes de la Juventud Universitaria Peronista (JUP), en junio de 1976.

Este juicio es parte de la causa denominada ‘Roselli’, mientras que esta condena es la cuarta en Córdoba y la duodécima en el país, por los delitos de lesa humanidad cometidos por el represor durante la dictadura.

El fallo condenatorio coincide con los pedidos de la Fiscalía y de la parte querellante, ya que ambos pidieron prisión perpetua para el acusado.

Durante sus alegatos, los abogados María López y Claudio Orosz, la responsabilidad de Menéndez en la ejecución de un “plan criminal, ilegal, sistemático y generalizado de exterminio a la oposición política” a los designios trazados por la dictadura militar.

En tanto, el fiscal Facundo Trotta consideró que el represor fue el “responsable ideológico del montaje de toda la estructura represiva del Tercer Cuerpo del Ejército”, por lo tanto lo hace responsable de todos los crímenes que se cometieron en su jurisdicción.

Por su parte, la defensa había pedido la “absolución” a Menéndez argumentado la “inconstitucionalidad” del proceso y de “violaciones a las garantías del debido proceso”, por entender que se está juzgando varias veces por un mismo delito.

Menéndez, único acusado en este proceso, está imputado por los delitos de privación ilegítima de la libertad, imposición de tormentos agravados y homicidio calificado en contra de Ana María Villanueva, Carlos Delfín Oliva y Jorge Manuel Diez, cuya actuaciones corresponden a la causa denominada “Roselli”.

Por este hecho el TOF2 condenó en 2012 a prisión perpetua a los autores materiales, los ex integrantes del Comando Radioeléctrico, Pedro Nolasco Bustos, Jorge Vicente Worona y José Filiberto Olivieri, pero Menéndez fue separado del proceso por razones de salud.

En la mañana del 2 de junio de 1976, los tres militantes de la JUP se encontraban en la intersección de Caraffa y Octavio Pinto, en la ciudad de Córdoba, y al advertir la presencia policial escaparon en un automóvil, pero a pocas cuadras fueron interceptados y trasladados a una zona descampada donde fueron fusilados. El hecho fue informado como un “enfrentamiento” contra un grupo de subversivos.

En la instrucción de la causa se concluyó que los hechos que se juzgan “fueron cometidos mediante la utilización del aparato de poder y dentro del marco del Terrorismo de Estado que, durante la última dictadura militar, asoló en el país” y que “no pudieron suceder sin la participación necesaria de Luciano Benjamín Menéndez“.

Menéndez era el responsable del III Cuerpo del Ejercito, de la conducción del Area 311 y de la dirección y supervisión del Destacamento de Inteligencia 141, como así también de otras Fuerzas de Seguridad dedicadas a “la lucha contra la subversión” y del Departamento de Informaciones Policiales (D2).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *