viernes , 20 de septiembre, 2019

Con votos proyectados, Scioli ganaría en primera vuelta

Sin embargo, en un potencial escenario de ballotage, Scioli se impondría sobre Macri, sin embargo, perdería con Massa.

Entrando en la cuenta regresiva de este 2015 electoral, donde al mapa político nacional solo resta conformarse con la figurita del Ejecutivo en la Casa Rosada, los distintos sectores políticos se disputan la primacía en los análisis periodísticos. No obstante, los últimos sondeos ponen sobre la mesa una escenario complejo, donde no habría un ganador declarado.

En un estudio realizado por la Consultora  Ipsos-Mora y Araujo, y publicado en el día de ayer por DIARIO PERFIL, el escenario político de cara a octubre refleja la tendencia menos esperada, o por lo menos, la menos analizada.

Según una encuesta realizada  entre los días 8 y 16 de septiembre, sobre una muestra presencial de más de 1.200 casos en todo el país, Daniel Scioli aumentaría la brecha que lo separa del segundo y ganaría en primera vuelta. Sin embargo,  en un escenario de ballotage, el candidato del oficialismo nacional  se impondría sobre el candidato opositor de Cambiemos, Mauricio Macri pero perdería, aunque por escasa diferencia, con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

La hipótesis previa era que tras las PASO –por la lógica del voto útil a ganador– todos los votos de Massa anti K se irían directamente al candidato con mayor posibilidad de derrotar al kirchnerismo, y Macri iba a recibir sin costo los votantes de Massa. Pero aun tras las PASO, el 20% de los argentinos seguía prefiriendo votar por un candidato que sabía que iba a perder.

En primera vuelta

Aunque en el análisis de los resultados se evidencien ciertas tendencias, al momento de la sistematización de los datos, las variables expuestas luego de las PASO que, de forma lógica, se pensaría cambiarían el resultado, no lo hicieron y la tendencia a la primacía del proyecto nacional en el período 2015-2019, se torna cada vez mayor.

Según el sondeo de Ipsos, la “ola naranja” llegaría a los 14 puntos de diferencia con el candidato macrista, consagrándose presidente en a vuelta.

A pesar de ciertas circunstancias, como  las inundaciones en la provincia de Buenos Aires, el viaje inoportuno a Italia, la publicación de su declaración Jurada y la aparición en las elecciones fraudulentas de Tucumán, nada parece alterar la adhesión preelectoral a Scioli. De las PASO, conserva el piso de 38%, producto de la competencia unilateral que representó Scioli dentro del FpV por decisión presidencial. A su vez,   a la hora de proyectar casi los 5 puntos de indecisos y otros tantos de votos negativos, el actual gobernador bonaerense obtendría más del 42% en octubre.

Segundo, Cambiemos

Distanciándose por casi 14 puntos, y sin ballotage, el Jefe de Gobierno porteño quedaría en segundo lugar y,  si bien él también parece mantener a sus votantes de agosto, solo lo haría con los de su propio espacio (PRO), ya que no  todos los que sufragaron dentro de la interna de Cambiemos lo harán también en octubre.

El líder del PRO  registra el 25% de adhesiones y el 28% estimado para los comicios nacionales, 2 puntos por debajo del total obtenido en la contienda interna.

Al parecer, el “Niembroescándalo” le resta adhesiones al macrista y, mientras el postulante  kirchnerista acumula por todos lados, la diferencia entre los dos candidatos predilectos aumenta.

Sin polarizaciones

Por su parte, el ex intendente del Tigre, actual Senador nacional, ratifica los sufragios conseguidos en agosto y algo más, pero no suma automáticamente la totalidad de los votos de su rival interno, el gobernador cordobés, José Manuel  De la Sota, salvo que se los proyecte. Así mismo, la provincia cordobesa sería uno de los distritos electorales donde se impondría Macri, a pesar del viraje de los votos delasotistas.

Con estos números, Massa, alcanzaría el mismo 20% de UNA en las PASO, pero la diferencia con Cambiemos sería de  9 puntos, aun así no le alcanzaría.

Estos datos sobre la oposición vendrían a desmitificar la teoría polarizadora  del corrimiento anti K respecto de que el mejor candidato opositor resultante de las PASO, para hacerle frente a Scioli, arrastraría todo el voto opositor en octubre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *