viernes , 23 de agosto, 2019

Comenzó el juicio contra el soldado que colaboró con Wikileaks

Bradley Manning es juzgado por “ayudar al enemigo” y “poner en riesgo la seguridad” del país. El militar declaró que buscó reparar las guerras provocadas por su país.

El proceso contra el soldado Bradley Manning, que filtró archivos secretos del gobierno estadounidense a WikiLeaks, comenzó hoy ante un tribunal militar cerca de Washington, tres años después de su detención cuando era analista de inteligencia en Irak.

Al soldado se le acusa, entre otros cargos, de “ayuda al enemigo”.

El inicio de la vista en el complejo militar Fort Meade, en el estado de Maryland, se retrasó unos 45 minutos y comenzó con la presentación de la acusación por parte de la Fiscalía.

Manning, de 25 años, compareció sentado entre miembros de su equipo de defensa.

De ser declarado culpable de los más de 20 cargos que afronta, podría recibir la cadena perpetua, ya que la fiscalía decidió desde un primer momento renunciar a la posibilidad de una condena a muerte que prevé la gravedad de las acusaciones que pesan sobre Manning.

El soldado por su parte ha ofrecido declararse culpable de diez de los cargos menores que pesan sobre él, y por los que la pena máxima que recibiría sería de 20 años, pero la fiscalía insiste en que responda por todas las acusaciones.

Antes del inicio del juicio, Manning ya admitió que extrajo cientos de miles de documentos confidenciales durante la misión que cumplió en Irak y se los hizo llegar a Wikileaks.

En una declaración que leyó durante una de las audiencias previas al juicio, en febrero, Manning afirmó que su objetivo con las filtraciones era “provocar un debate interno sobre el papel de la política militar y exterior” de Estados Unidos.

Asimismo, dijo que estaba convencido de que los documentos revelados “no dañarían a Estados Unidos, pero sí serían embarazosos”.

Una de las cuestiones clave del caso es demostrar si la información filtrada realmente dañó la seguridad la seguridad nacional estadounidense, tal como afirma la Fiscalía, o no, como considera la defensa de Manning y sus seguidores.

Desde el sábado, partidarios de Manning celebran una multitudinaria protesta frente a Fort Meade en apoyo del joven soldado.

Se estima que el juicio durará hasta 12 semanas y podría involucrar a cientos de testigos, entre ellos 24 que hablarán a puertas cerradas, según la decisión de la jueza, la coronel Denise Lind.

La juez está a cargo del consejo de guerra por decisión de Manning, que tenía la opción de ser juzgado ante un tribunal conformado por tres magistrados o uno solo.

El juicio se celebrará bajo estrictas medidas de seguridad en una corte marcial en la base militar de Fort Meade, Maryland, sede de las agencias de la élite tecnológica y de inteligencia del Pentágono.

Cientos de personas se manifiestan desde el fin de semana frente a la base militar de Fort Meade en apoyo a Manning, a quien consideran un símbolo del pacifismo por difundir la verdad sobre las guerra en Afganistán e Irak.

La jueza Denise Lind adelantó que prohibirá en el juicio la presencia de periodistas y personas externas cuando se trate información que afecta a la seguridad nacional y, posteriormente, se revelará una transcripción en la que sólo se verán los datos que puedan hacerse públicos.

Los testigos cuyas declaraciones deberán ser protegidas bajo secreto, son diplomáticos, responsables de inteligencia, militares y otros funcionarios estadounidenses de alto nivel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *