sábado , 19 de octubre, 2019

Citan a indagatoria a Jaime por enriquecimiento ilícito

Después de cinco años de investigación judicial Ricardo Jaime tendrá que dar explicaciones sobre el modo en que tanto él como sus familiares hicieron crecer su patrimonio mientras el ex secretario de Transporte manejaba a su antojo la distribución de subsidios y de la obra pública ferroviaria.

El juez Sebastián Casanello notificó este lunes a Jaime y a sus familiares que tendrán que presentarse a indagatoria durante el mes de noviembre para contestar preguntas sobre el aumento de sus bienes. Jaime, sus tres hijas Julieta, Romina y Gimena, su ex esposa Silvia Reyss, las hijas de ella Agostina y Lorena Jayo fueron citados a declarar. También Daniel Jaime, hermano del ex funcionario tendrá que presentarse a declarar porque se sospecha que algunos de los bienes a su nombre tienen origen en dinero ilegal cobrado por quien fuera secretario de Transporte del kichnerismo durante los primeros seis años de gestión.

También fue citada María Filomena Pfaffen octogenaria ex suegra de Jaime, jubilada y residente en Río Gallegos quien, resultó beneficiada con una casa en un barrio cerrado de San Isidro, comprada por el cuñado de Néstor Otero, dueño de la Terminal de Ómnibus de Retiro, una concesión que estaba bajo la órbita de la secretaría de Transporte.

Infobae reveló que un peritaje hecho por dos contadores oficiales (uno de la Corte y otro de la fiscalía) determinó que ni Jaime ni buena parte de sus familiares pueden justificar el crecimiento patrimonial.

A raíz de la contundencia de ese peritaje el fiscal Carlos Rívolo pidió por sexta vez la indagatoria de Jaime y de sus testaferros. Casanello tiene la causa desde octubre pasado cuando asumió como juez. Hasta entonces y desde 2008 cuando comenzó la investigación el caso estuvo en manos del juez Norberto Oyarbide.

Hace unos días se presentó a declarar ante Casanello y Rívolo, el contador Héctor Roccatagliata, integrante del cuerpo de peritos de la Corte Suprema de Justicia. Roccatagliata junto a la contadora Elonora Feser fueron los dos peritos que realizaron el estudio sobre los bienes de Jaime. En su declaración Roccatagliata señaló que Jaime se había enriquecido de manera “injustificable”. Esa declaración aceleró los tiempos judiciales.

Para el fiscal Jaime y su entorno no pudieron justificar 12 millones de pesos en bienes. Jaime y sus familiares compraron propiedades, autos, una lancha y hasta utilizaron un avión de 4 millones de dólares como si fuera propio. Todo eso durante los años en los que Jaime fue el responsable de la política de transporte del país.

Jaime que tuvo una promiscua relación de negocios con los empresarios que tenía que controlar está sospechado de haberse enriquecido como consecuencia del cargo que ocupó. El 25 de noviembre próximo tiene que sentarse a declarar. Antes habrán pasado por Tribunales sus familiares. A todos ellos les fue muy bien entre 2003 y 2009 cuando Jaime fue conocido como “El señor de los subsidios”. Todos mejoraron su nivel de vida, muy por arriba de lo que permitían los 10 mil pesos que Jaime cobraba como funcionario público.

(Fuente: Infobae)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *