sábado , 17 de agosto, 2019

CFK guardaba el testamento de Chávez

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner viajó de urgencia a Caracas tras la noticia de la muerte de su par venezolano Hugo Chávez y, aunque asistió a despedir sus restos, fue una de las mandatarias de la región que más se demoró en hablar públicamente. Pero tenía un fuerte motivo: llevaba desde Buenos Aires el testamento político del bolivariano, en el que indicaba que, de morirse, su sucesor sería el vicepresidente Nicolás Maduro, y no Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, a quien constitucionalmente le correspondía.

El mismo periodista venezolano que dio la primicia sobre la enfermedad de Chávez en 2011, Nelson Bocaranda, fue quien se enteró en enero pasado que Fernández de Kirchner le había contado a los cubanos Raúl y Fidel Castro, durante su visita al centro médico en el que estaba internado el ex presidente bolivariano, que tenía copia de dos cartas escritas por este en diciembre, antes de la operación.

La información, dada a conocer ahora por el diario español ABC, señala además que la rápida llegada de la presidenta argentina a Caracas permitió facilitar la asunción de Maduro a la presidencia en forma transitoria, hasta que se realicen las nuevas elecciones el 14 de abril.

Según trascendió, la Presidenta llegó a Caracas el miércoles a primera hora y mantuvo varias reuniones antes de hablar públicamente sobre él, en un día en que toda la atención se centraba en el cortejo fúnebre que era acompañado masivamente por las calles de la capital venezolana.

Chávez, antes de ser operado por última vez el 8 de diciembre, ya había dicho públicamente que designaba a Maduro en caso de que no pudiera asumir. Sin embargo, el carácter testamentario del documento acabó por derrotar las aspiraciones de Cabello, que había jugado internamente para suceder él a Chávez.

El asunto es que cuando murió el presidente, él no fue informado hasta varias horas después, cuando la designación de Maduro ya estaba cocinada y la presidenta Fernández de Kirchner ya se preparaba para viajar de urgencia.

Según ABC, que sostiene la versión de que Chávez murió a las 7 de la mañana (y no a la hora que lo anunciaron por la tarde) y que lo hizo en La Habana y no en Caracas, Cabello no solo se enteró tarde sino que además justo murió también su madre, lo que terminó de impedir su posibilidad de reacción.

Cristina mantiene una estrecha relación con la familia Chávez, especialmente con la hija mayor, Rosa Virginia, por lo que incluso en su último viaje a Caracas durmió en La Casona, la residencia presidencial en la capital venezolana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *