martes , 10 de diciembre, 2019

Cesan a 7 jueces de la Corte y se desata una crisis en Paraguay

Los removió el Senado al concluir su período. Pero los ministros resisten la medida.
Una crisis de inciertas derivaciones ha estallado en Paraguay entre el Poder Legislativo y el Poder Judicial. El choque surgió a partir de la decisión del Senado dedeclarar vacantes siete de los nueve cargos del Tribunal supremo, por lo que miembros de ambos sectores en pugna recurrieron a la OEA para dirimir allí el pleito constitucional.
La mayoría de senadores oficialistas y de un sector importante de la oposición –con excepción de los representantes del Partido Colorado– sostiene que los siete ya cumplieron el período de cinco años de mandato para el que juraron. Pero los ministros de la máxima instancia judicial alegan que está vigente una “reconducción tácita”, resuelta por ellos mismos, que supuestamente les faculta a permanecer en sus cargosen forma vitalicia , hasta completar la edad de 75 años.
Hay denuncias planteadas contra varios de los ministros de la Corte por supuestos hechos de corrupción, enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y protección de jueces que liberaron narcotraficantes. El presidente Fernando Lugo, que apoyaba desde el inicio de su campaña electoral en el 2008 el despido de los altos funcionarios, ahora plantea “una salida negociada”. El jefe de Estado pudo haber sido disuadido por el sorpresivo fallo de un tribunal de segunda instancia conocido el jueves, que lo conminó a someterse a pruebas de ADN en uno de los dilatados litigios judiciales que lo envuelven por reclamo de paternidad , algo que fue interpretado como una represalia inmediata de los jefes judiciales. Su caso, que discute si es el padre de Lucas Fernando –un niño de 9 años, hijo de Benigna Leguizamón, su ex sirvienta en el obispado de San Pedro–, será resuelto por la Corte.
El Consejo de la Magistratura, integrado por dos miembros del Congreso, dos de la Corte, dos catedráticos universitarios, un miembro del Colegio de Abogados y un representante del Poder Ejecutivo, decidirá este lunes si llama a concurso los siete cargos declarados vacantes. “En tres meses ya podrían estar los sustitutos”, dijo optimista a Clarín el portavoz del Senado, Miguel Abdón Saguier, del partido Liberal oficialista, miembro del Consejo.
Según el político, si los siete se resisten a abandonar sus cargos “deberán ser desalojados por la fuerza pública”.
Pero el presidente de la Corte, Víctor Núñez, advirtió en tono grave:“La institucionalidad de la República está en peligro ”. De humilde ex guardia cárcel de Tacumbú, la penitenciaría mayor de Paraguay, Núñez hizo carrera para llegar a la cúspide del Poder Judicial de la mano de sus amigos del partido Colorado, en la oposición desde el triunfo de Lugo en el 2008 tras 61 años ininterrumpidos de hegemonía. Se trata del más cuestionado de los siete ministros a quien investigaciones periodísticas le adjudican costosos inmuebles y un holding de establecimientos ganaderos y negocios diversos encubiertos por testaferros. Como a él, a los demás miembros de la lista se les atribuyen fortunas acumuladas en forma meteórica desde su acceso a la máxima instancia judicial. “Si tenemos alguna culpa que pueda ser demostrada, estamos dispuestos a enfrentar cualquier tipo de acusación, pero el camino constitucional previsto es el juicio político”, desafió Núñez.
Pero un pedido de juicio político debe pasar por la cámara de Diputados, presidida por el colorado Víctor Bogado, un político que sobrevivió a acusaciones por corrupción al frente de la telefónica estatal Antelco. El último escándalo que rebasó el vaso fue la liberación de tres narcos brasileños pillados in fraganti con 100 kilos de cocaína. El argumento judicial fue: “No tuvieron traductor público”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *