martes , 20 de agosto, 2019

Cayó banda que vendía chinos a $15 mil

La Policía Federal logró rescatar a 13 víctimas que hacían trabajo esclavo en supermercados chinos. Hay diez sospechosos de trata de personas detenidos

La trata de personas tiene múltiples caras, todas igual de desgarradoras, y con secuelas en sus víctimas que difícilmente se puedan subsanar. Y una de esas tristes facetas es el caso de la explotación de ciudadanos chinos en la Argentina.

Efectivos de la División Antisecuestros de la Policía Federal logró desbaratar una banda, integrada al menos por diez personas y liderada por un ciudadano chino radicado en la Argentina, que engañaba a personas de China para que vengan al país y, una vez en Buenos Aires, los vendían a comerciantes de supermercados de su misma nacionalidad para que trabajen en condiciones de explotación en esos locales.

Al menos 13 víctimas pudieron ser rescatadas por la policía, que dio con ellos tras iniciar hace algunos años una investigación por la denuncia de la desaparición de una joven china, publica el diario La Nación. Un hombre, vecino de Flores, sostuvo que su novia estaba secuestrada y, por su liberación, los captores exigían 30.000 pesos.

“La investigación fue un éxito porque un caso que comenzó como un hecho de secuestro extorsivo permitió rescatar a 13 personas que eran sometidas física y psicológicamente. Las víctimas eran obligadas a trabajar más de 12 horas por día, sin francos, con un sueldo muy bajo y sin tener la posibilidad de comunicarse con sus familiares en China”, contó un jefe policial que participó del caso al matutino.

¿Cómo era el modus operandi ? “En China había un eslabón de la banda que se encargaba de captar a las potenciales víctimas. Los convencía con la promesa de un buen trabajo con un salario muy bien remunerado y la posibilidad de obtener rápidamente la ciudadanía argentina”, sostuvo un detective policial.

Pero la Argentina no era el único país de destino. Las víctimas también eran llevadas a Brasil y a Paraguay, siendo en el caso brasileño las ciudades de San Pablo y Río de Janeiro la ruta final para el inicio del calvario que sufrirían las víctimas de esta banda de trata de personas.

“Los ciudadanos que eran llevados a Paraguay lo hacían como escala previa a la Argentina. Ingresaban en nuestro país ilegalmente por la ciudad de Itatí, allí los subían a un ómnibus hasta la ciudad de Rosario, donde eran cambiados a otros colectivos que los llevaba hasta la terminal de Retiro, donde eran esperados por la organización criminal. Algunas víctimas llegaron a la ciudad de Buenos Aires en autos particulares desde Itatí o Rosario”, continuó explicando el detective.

Una vez que estaban en la ciudad de Buenos Aires, eran trasladados a un supermercado chino situado en el barrio de Mataderos, coordinado por el jefe de la red de trata. “Desde Mataderos eran llevados a supermercados en el microcentro porteño, en Lomas de Zamora y en Avellaneda, a cambio de 15.000 pesos”, resumió el jefe policial entrevistado por el diario.

(Fuente: Infobae)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *