domingo , 20 de octubre, 2019
Obama-Castro

Castro reclamó que Estados Unidos levante el bloqueo económico a Cuba

Reconoció las gestiones de Obama aunque explicó que no es suficiente y destacó que “el bloqueo es el obstáculo más importante” para el “desarrollo económico del pueblo cubano”. El presidente norteamericano aclaró que “el destino de Cuba no será decidido ni por EEUU”.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, reclamó ayer que Estados Unidos levante el bloqueo económico pesa sobre su país para que pueda desarrollarse, mientras que su par norteamericano que “el destino de Cuba no será decidido ni por Estados Unidos ni por ninguna otra Nación”.

En el marco de una rueda de prensa tras la reunión que mantuvo con su par estadounidense, el mandatario afirmó que “reconocemos la posición del presidente (Barack) Obama y su gobierno contra el bloqueo y de los llamados que hizo al Congreso para que lo elimine” aunque remarcó que “son positivas pero no suficientes” ya que “mucho más pudiera hacerse si se levantara el bloqueo”.

“Intercambié con él sobre otras medidas que pueden tomarse y que puedan hacer su contribución para el desmantelamiento del bloqueo”, señaló a la vez que aseguró que “el bloqueo es el obstáculo más importante” para el “desarrollo económico y el bienestar del pueblo cubano”.

Respecto a los encuentros de ayer, Castro anunció que “empresas cubanas y sus contrapartes estadounidenses trabajan en posibles operaciones comerciales en el marco aún restrictivo de las regulaciones en vigor”, dijo al leer una declaración junto a Obama.

Asimismo, el presidente cubano ratificó la “predisposición al diálogo” iniciado con Estados Unidos aunque, al igual que Obama, dejó en claro que ambos países mantienen “diferencias que no van a desaparecer” porque tienen “concepciones distintas sobre muchos temas, como la democracia, los derechos humanos, la justicia social y las relaciones internacionales”.

Por su parte, el mandatario estadounidense aseguró que el destino de la isla “lo definirán los cubanos y nadie más”, aunque dejó claro que Estados Unidos “seguirá hablando en nombre de la democracia”.

Tenemos dos sistemas distintos de gobierno, tenemos diferencias, pero lo que le he dicho (a Castro) es que nosotros vamos hacia adelante, no vamos hacia atrás. No vemos a Cuba como una amenaza a los Estados Unidos; el hecho de que yo esté aquí abre un nuevo capítulo”, aseguró.

Obama insistió en que “el objetivo del diálogo no es que EEUU le diga a Cuba cómo hacer las cosas sino que tengamos una conversación sincera y esperamos aprender uno de otro”.

Respecto a su histórica visita a Cuba, Obama dijo representa “un momento de mucha emoción” y comentó que “mis hijas querían venir a Cuba porque comprendieron la belleza del pueblo, nos sentimos emocionados por cómo nos recibieron y estamos muy agradecidos de haber experimentado el domingo por la tarde La Habana”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *