martes , 10 de diciembre, 2019

Cameron cuestionó la expropiación de YPF y Timerman salió al cruce

El premier británico tildó de “proteccionismo” la nacionalización de la petrolera y lastrabas aduaneras, durante un seminario paralelo al G-20. Pidió a los países miembros “dar el ejemplo” y combatir esas políticas
Hemos visto durante los últimos 8 meses, y todo de un solo país, la expropiación de una empresa multinacional; requerimientos para que el giro de divisas por exportaciones de petróleo, gas y de las mineras se cambien en el mercado local; nuevas reglamentaciones en el cambio de la moneda; aseguradoras que exigen repatriar activos extranjeros, y límites que se imponen a la inversión en terrenos agrícolas, todo esto es lo que ha hecho solamente un miembro del G-20, Argentina, y tenemos que hacer cosas mejores que esto”.
El primer ministro británico, David Cameron, se refirió en esos duros términos a las políticas económicas y cambiarias que aplicó el país en los últimos meses las que, a su juicio, son “proteccionistas”. Cameron trajo el ejemplo argentino cuando explicaba por qué ese tipo de acciones “ponen en crisis a las economías del mundo”.
Al respecto, llamó a los miembros del G-20 “a dar el ejemplo”. “Hay que detener y revertir el proteccionismo en el mundo. Todos sabemos que mantener la economía mundial abierta y  las justas reglas del comercio son vitales para que el mundo no siga en estas situaciones (de crisis)”, insistió el primer ministro británico durante una conferencia que ofreció ayer a la mañana en el B2012, un seminario paralelo a la cumbre que se lleva a cabo en México.
Consultado sobre las declaraciones de Cameron por un matutino nacional, el canciller argentino Héctor Timerman– presente en México- afirmó desconocer las críticas, aunque igualmente le respondió al británico.
“¿Habla de Inglaterra? Porque todas esas medidas que mencionan las ha tomado siempre Inglaterra”, retrucó el Canciller a modo de respuesta.
En el último año, Buenos Aires y Londres mantuvieron un fuerte contrapunto por las exploraciones de hidrocarburos que el Reino Unido autorizó realizar en torno a las Islas Malvinas.
Las diferencias se potenciaron este año, al cumplirse el 30 aniversario del conflicto de 1982 entre ambas partes, y luego de que la Argentina denunciara la militarización del Atlántico Sur.
El jueves pasado, además, la presidente Cristina Kirchner estuvo en la ONU para denunciar al Reino Unido como potencia colonial y demandar que Londres acepte sentarse a negociar la soberanía del archipiélago.
Esa presentación coincidió con el 30 aniversario del fin de la guerra, acontecimiento ampliamente celebrado tanto en Londres como en las Malvinas.
Cameron, incluso, hizo flamear la bandera de las Islas en su residencia oficial y les pidió a los kelpers que hablen “fuerte y claro” en el referéndum previsto para el primer semestre de 2013 para determinar su estatus político.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *