domingo , 16 de diciembre, 2018
pami fraude medicamentos

Bonadio procesó al titular del PAMI por la compra de letras del tesoro con plata de los jubilados

Es en el marco de una investigación iniciada por una denuncia de Ocaña. El magistrado dictó la falta de mérito del exministro Lorenzino y el sobreseimiento del expresidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega.

El juez federal Claudio Bonadio procesó ayer al director ejecutivo del PAMI, Luciano Di Césare, por el delito de defraudación a la administración pública por supuestas irregularidades en la compra de letras del tesoro.

En tanto, el magistrado dictó la falta de mérito del ex ministro de Economía Hernán Lorenzino y el sobreseimiento del ex presidente del Banco Central de la República Argentina, Juan Carlos Fábrega.

Según la investigación, iniciada a raíz de una denuncia de la legisladora Graciela Ocaña, Di Cesare suscribió letras del tesoro durante los años 2008, 2009, 2010, 2011 y 2012, por poco más de 2.300 millones, lo que provocó “colocaciones financieras perjudiciales para los fines del organismo”.

En este sentido, Bonadio consideró que la decisión de invertir sobre letras del tesoro impidió que el PAMI “contara con fondos que debía aplicar a sus fines propios” y que el organismo “financió durante cinco años al Estado Nacional a costas de un evidente perjuicio a los beneficiarios de la obra social que son, principalmente, los abuelos jubilados y pensionados que necesitan la prestación”.

“A su vez, lo hizo sistemáticamente sin intervención previa de las áreas especializadas del Instituto (Gerencia Económica Financiera) y sin ninguna tramitación administrativa interna que aconsejara o resolviera conveniente la inversión”, advirtió Bonadio.

Según consta en el expediente, en diciembre de 2008, Lorenzino firmó un oficio dirigido a Di Cesare para que evaluara la posibilidad de suscribir Letras de la Tesorería Nacional a 90 días con los excedentes financieros que poseyera el organismo a su cargo, “porque esas letras resultaban una inversión muy interesante y segura desde el punto de vista financiero, y a la vez, de suma utilidad para el financiamiento del Gobierno Nacional”.

Sin embargo, el juez entendió que esa inversión “impidió” que el PAMI “contara con fondos que debía aplicar a sus fines propios”.

Asimismo, afirmó que “el supuesto excedente de recursos que habría permitido las suscripciones de letras del tesoro se construyó a partir de retrasos injustificados en los pagos a proveedores, atrasos en las inversiones y mantenimiento de las instalaciones, disminución de la calidad de las prestaciones y tolerancia de situaciones de déficit prestacional, económico y financiero”.

De esta forma, Bonadia sostuvo que Di Cesare, “abusando del cargo que ocupaba, desvió sumas de dinero de las arcas del PAMI, dándoles un destino diferente al que correspondía a sus fines propios y ocasionando, de esa manera, perjuicio en las prestaciones del organismo” y “logró llevar a cabo las maniobras tendientes a financiar al Estado Nacional, en detrimento del Instituto y sus beneficiarios“.

Además, el juez consideró que el funcionario “dispuso lo necesario para aparentar la existencia de fondos excedentes que en realidad no existían“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *