martes , 17 de septiembre, 2019

Bonadio procesó a De Vido por la asignación de subsidios y lo embargó por mil millones de pesos

Se trata de una causa que investiga pagos de subsidios al gasoil a empresas de colectivos entre 2003 y 2014, con un presunto perjuicio para el Estado por más de $600 millones. También fueron procesados Jaime y Schiavi, entre otros.

El juez federal Claudio Bonadio procesó ayer al diputado nacional y ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido y lo embargó por mil millones de dólares en el marco de una causa en la que se investigan presuntas irregularidades en la asignación de subsidios para gasoil a empresas de colectivos, durante el período comprendido entre 2003 y 2014.

El magistrado acusó al ex funcionario por los delitos de defraudación a la Administración Pública y administración fraudulenta por no controlar los multimillonarios pagos de subsidios hechos a las empresas por el gasoil, lo que habría significado una pérdida para el Estado por más de 600 millones de pesos.

La medida alcanza también a los ex secretarios de Transporte, Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, y a Alejandro Ramos, Roque Guillermo Lapadula, Pedro Ochoa Romero y Antonio Sícaro, a quienes dispuso embargo por sumas de hasta 900 millones de pesos.

En su resolución, Bonadio concluyó que “durante el período comprendido entre julio de 2003 y marzo de 2014, abusando de las facultades inherentes a los cargos que ocupaban, los nombrados participaron en una maniobra ilegal a través de la cual se entregaron sistemáticamente, a empresas de transporte público automotor de pasajeros, subsidios superiores a los que correspondían”.

A tal fin, diseñaron, pusieron en funcionamiento y sostuvieron en el tiempo, un sistema destinado a permitir la maniobra, encubrirla, disimular su ilegalidad e intentar lograr la impunidad de los involucrados”, agrega el texto.

“Este sistema posibilitaba que se calcularan los subsidios en base a kilometrajes superiores a los efectivamente recorridos por los colectivos y, consecuentemente, se terminaran entregando subsidios superiores a los correspondientes. La maniobra ilegal pudo sostenerse hasta que se instalaron  GPS en los colectivos, en el año 2014”, precisó el juez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *